La importancia y efectividad del teletrabajo


Para algunos profesionales que trabajan desde casa, el sueldo es un argumento definitivo para adoptar esta fórmula, y ya no les preocupa tanto el aislamiento, demostrar a todas horas que la productividad no varía, o asegurar una promoción profesional pese a la distancia.

A estas alturas, pocos pueden discutir las•••

Ver artículo completo

La importancia y efectividad del teletrabajoPara algunos profesionales que trabajan desde casa, el sueldo es un argumento definitivo para adoptar esta fórmula, y ya no les preocupa tanto el aislamiento, demostrar a todas horas que la productividad no varía, o asegurar una promoción profesional pese a la distancia.

A estas alturas, pocos pueden discutir las virtudes del teletrabajo, un modelo que participa de los cambios revolucionarios que se están dando ya en la manera en la que desarrollamos nuestra profesión, con un boom de la actividad independiente, y una transformación radical de nuestra perspectiva acerca de las carreras. Ahora, la posibilidad de obtener un buen sueldo puede añadirse también a los argumentos a favor del teletrabajo y ayuda a olvidar todas las desventajas de esta fórmula laboral.

No se puede olvidar que una nueva generación de empleados hiperconectados exige acabar con el concepto tradicional de que, para trabajar, es necesario ir a la oficina. Está aceptado que el teletrabajo permite el acceso a una cantera más amplia de talento, mejora la productividad, implica un menor gasto en espacio, zonas comunes, seguros, mantenimiento, aparcamientos, ahorros de tiempo para los commuters o para aquellos que pasan entre una y tres horas diarias en atascos camino del trabajo (cada semana podemos destinar el equivalente a una jornada laboral en desplazamientos –40 horas al mes– y casi 500 anuales). Sin contar con la mejora del estilo de vida de los empleados y el equilibrio entre la vida personal y laboral.

Se trata de argumentos de peso que pueden convencer a aquellos que se deciden por esta modalidad a distancia, a pesar de que también tiene inconvenientes: el teletrabajo puede inducir a la idea de que la disponibilidad del empleado es total, y puede llevar a dificultades para desconectar y separar los aspectos laborales de los personales.

Además, el trabajador puede tener la sensación de estar separado del resto de la plantilla y caer en el aislamiento; y muchos jefes y empresas aún no han asumido que la promoción es compatible con el teletrabajo. Demasiadas empresas siguen manifestando desconfianza por el hecho de no controlar presencialmente el trabajo, y funcionan con esquemas antiguos para nuevos tiempos.

Fuente: Expansión.com

Articulos Relacionados

Sobre Pedro O 32461 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion