¿Qué es el Cuadro de Mando Integral?

Conoce algo más de ésta herramienta de gestión empresarial que es aconsejable, para empresas medianas y pequeñas.

Ver artículo completo

El Cuadro de Mando Integral (CMI) es un modelo de gestión que traduce la estrategia en objetivos relacionados entre sí, medidos a través de indicadores y relacionados a unos planes de acción que permiten alinear el comportamiento de los miembros de la organización con la estrategia de la empresa.

Se trata de una herramienta de control de gestión, cuya función primordial es la implantación y comunicación de la estrategia a toda la empresa.

Lo más habitual en las organizaciones que disponen de cuadros de mando es que estén basados en indicadores económico-financieros, con lo cual se tiene una visión corto-placista del potencial de la organización.

Areas del CMI

El modelo de CMI diseñado por Kaplan y Norton (Balanced Scorecard) busca un cuadro de mandos “balanceado”, dónde además de la perspectiva financiera se tienen en cuenta las otras tres grandes áreas a nivel estratégico dentro de las organizaciones: clientes, procesos y recursos.

  • Financiera : ¿Cómo nos vemos a los ojos de los accionistas?
  • Desarrollo y Aprendizaje: ¿Podemos continuar mejorando y creando valor?
  • Procesos: ¿En qué debemos sobresalir?
  • Clientes: ¿Cómo nos ven los clientes?

[su_box title=”Artículo Relacionado” box_color=”#000000″]Qué es la gestión del rendimiento[/su_box]

Beneficios

Los beneficios son múltiples, pero dos son los más destacables:

1. Ofrece una amplia visión para un seguimiento detallado de la marcha del negocio, que engloba muchos aspectos, incluso más allá de los indicativos financieros, permitiendo observar otras variables decisivas en el buen desarrollo de la empresa.

2. Contempla la evolución de la empresa desde una perspectiva amplia, permitiendo planificar estrategias a medio y largo plazo, además de generar la información necesaria para tomar también decisiones rápidas.

3. Con la plataforma de Planning Analytics se logra llegar al nivel deseado en materia de escalabilidad, gobierno de datos y seguridad informática.

¿Cómo implementarlo?

La primera etapa es la que corresponde al diseño de la estrategia. Este diseño se inicia con un análisis de la situación actual que permite saber dónde se encuentra la empresa y hacia dónde se dirige, lo que se conoce como misión y visión corporativas. Posteriormente, se define la estrategia, la manera cómo la empresa irá avanzando hacia la visión, y se establecen los objetivos, más concretos y cercanos en el tiempo.

La determinación de los indicadores será un punto clave para monitorizar correctamente el desarrollo del proceso y evaluar los resultados de las acciones. Toda la organización deberá conocer los detalles del plan estratégico y la hoja de ruta, con el fin de alinear esfuerzos en una única dirección y con un solo propósito.

Sobre Pedro O 28482 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Artículos Relacionados