Trabaja en ciclos de 90 minutos y sé más productivo

productividad

En los años cincuenta, William Dement y Nathaniel Kleitman, psicólogos investigadores, descubrieron que los seres humanos duermen en ciclos de 90 minutos, yendo y viniendo del sueño ligero al profundo, una y otra vez. Ellos denominaron a este patrón como Ciclo básico de actividad de descanso o  BRAC (por sus siglas en inglés de Basic Rest Activity Cycle). Luego de una década el profesor Kleitman descubrió que este ciclo se recapitula incluso en nuestra vida cuando estamos despiertos. La diferencia es que durante el día nos movemos de una estado de alerta progresivo a uno de fatiga psicológica aproximadamente cada 90 minutos. Nuestros cuerpos nos dicen de manera regular que debemos tomar un descanso, pero frecuentemente ignoramos estas señales y simplemente nos llenamos de cafeína, azúcar y  gastamos nuestras propias reservas (las hormonas del estrés: adrenalina, noradrenalina y cortisol).

Trabajar en intervalos de 90 minutos y luego un descanso es la prescripción para maximizar nuestra productividad. El profesor K. Anders Ericsson y sus colegas de la Universidad del Estado de Florida han estudiado a músicos, atletas, actores y jugadores de ajedrez. En cada área, el Dr. Ericsson ha encontrado que los mejores son aquellos que tienen prácticas ininterrumpidas de no más de 90 minutos. Ellos empiezan en la mañana, toman un descanso entre las sesiones y rara vez trabajan más de 4 horas y media cualquier día.

¿Consideras descansos entre tus horas de trabajo? Prueba este tip para mejorar tu productividad.

Vía: Explore

Artículos Relacionados


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion