Lo que debes saber al aceptar un trabajo y dejar otro

Es un paso que damos todos en la vida. Puede ser tan doloroso como dejar el hogar o perder a un ser querido. Sin embargo, algunas veces por estrés o por mejoras económicas, nos vemos obligados a dejar un trabajo para pasar a otro. Si hacemos ese cambio bajo motivos

Ver artículo completo

cambio-urgente

Es un paso que damos todos en la vida. Puede ser tan doloroso como dejar el hogar o perder a un ser querido. Sin embargo, algunas veces por estrés o por mejoras económicas, nos vemos obligados a dejar un trabajo para pasar a otro. Si hacemos ese cambio bajo motivos equivocados, podríamos pasar de un empleo que consideramos malo a uno aún peor. Por ello, antes de someterte a esta transición debes tomar en cuenta lo siguiente:

  1. Un trabajo no resuelve nuestros problemas

Hay quienes odian su trabajo, y no encuentran mejor solución que instalarse inmediatamente en otro, creyendo que así solucionan sus problemas. Al poco tiempo se hastían de su nuevo empleo, y terminan abandonando. Y así, pasan de un trabajo a otro, sin percatarse que no son los empleos los que fallan, sino que su búsqueda es la errada.

Si odias tu trabajo, debes detectar qué es lo que te incomoda de él y evitar aceptar un nuevo empleo en el que estén presentes esas incomodidades. Quizás detestas tener que trasladarte durante dos horas al trabajo. Entonces, tu prioridad debe ser buscar un trabajo cercano a tu casa. O no te gusta el trabajo de oficina. Pues si es así, enfoca tu búsqueda hacia un empleo fuera de oficina.

  1. Hay que hacer la tarea antes

¿Qué significa esto? Pues que tienes que investigar sobre la empresa que está interesada en ti. ¿Es una gran o una pequeña empresa? ¿Hay posibilidad de línea de carrera? ¿Cada cuánto están ofreciendo un aumento? ¿Por qué se están abriendo nuevas plazas para el puesto que requieres? ¿Es una empresa que tiene cifras en azul o está en déficit?

Por supuesto, que no toda la información la encontrarás en Internet o a través de contactos que puedas tener en la empresa en cuestión. Sin embargo, puedes obtener cierta información durante la entrevista de trabajo. Hay que atreverse a preguntar. La entrevista es un mecanismo de retroalimentación mutua. Los reclutadores quieren saber sobre nosotros, y también nosotros acerca de la empresa.

  1. La calidad ante todo

Así como en nuestros hogares nos preocupamos por que todo esté en orden y nadie corra peligro, esas es la misma actitud que debemos asumir al buscar un trabajo. ¿La empresa se preocupa por la salud y la seguridad de sus colaboradores? Si no es así, es mejor buscar otras opciones. Esos son dos aspectos mínimos que debería requerir cualquier postulante.

  1. La información es básica

Si lo que te molesta de tu actual empleo no es el ambiente laboral ni las tareas que realizas, sino que te encuentras molesto porque no te aumentan el salario desde hace mucho, debes investigar el mercado. ¿Hay empresas en tu sector que están ofreciendo mayores salarios? Si no es así, es porque hablamos de un sector en caída. En tal caso, deberás averiguar qué sectores están en crecimiento, y buscar especializarte en ello.

  1. El poder de los propósitos

Hay que percatarse a tiempo cuando estamos estancados en un trabajo. Si sentimos que a pesar de nuestros esfuerzos, ya no nos pueden retribuir de la misma forma, es mejor dejar ese empleo. O si ya no tienes la fuerza para seguir, que todo está cuesta arriba y que te es imposible sobresalir, la recomendación va en el mismo sentido.

Busca un nuevo trabajo en el que puedas destacarte. Es el consejo más importante de toda esta lista. Si eres uno más, el mercado te valorará como tal. Por ello, debes enfocarte en un sector o área en el que no seas uno más de la manada, sino en el que puedas ser reconocido como un maestro. Ahí está el quid entre un trabajador bien valorado y otro que no lo es.

Vía: forbes.com

Foto: grafton.cl

Artículos Relacionados