¿Somos propensos a los pensamientos negativos?

Nuestro cerebro es una máquina perfecta… bueno, eso es lo que quisiéramos. Algunas veces, nuestro cerebro parece jugarnos en contra, recordándonos únicamente los malos sucesos que nos han acontecido durante el día. ¿Por qué nuestros cerebros son tan malos con nosotros? ¿Hay alguna forma de volver a ser felices como

Ver artículo completo

pensamiento-negativo

Nuestro cerebro es una máquina perfecta… bueno, eso es lo que quisiéramos. Algunas veces, nuestro cerebro parece jugarnos en contra, recordándonos únicamente los malos sucesos que nos han acontecido durante el día. ¿Por qué nuestros cerebros son tan malos con nosotros? ¿Hay alguna forma de volver a ser felices como cuando éramos niños?

Luchando contra el pensamiento negativo

Lamentablemente, debemos decir que hay más personas que viven infelices (aunque no necesariamente tengan las peores vidas del mundo) porque se dejan dominar por los pensamientos negativos que generan sus mentes. Nadie está exento de esos malos pensamientos, sin embargo, hay personas que logran superar ello en base a una autosugestión a prueba de balas.

Sucede que nuestro cerebro está inevitablemente forzado a recordarnos cosas negativas a cada instante. Pese a los siglos de evolución continua, el ser humano sigue siendo un ser de instintos. Y, por ende de pensamientos negativos. Por ejemplo, por naturaleza tendemos a:

  1. Desconfiar de las demás personas. En sentido práctico, vemos a la mayoría de personas como nuestros competidores y no como nuestros compañeros. Al igual que otras especies, somos altamente competitivos, y esa competitividad se expresa en el ser humano en la desconfianza, una de las principales motivadoras del pensamiento negativo.
  2. Recordar las malas experiencias por encima de las buenas. Y no necesariamente porque lo queramos. Lo que sucede es que nuestro cerebro, como una forma de autoprotección, nos hace recordar las experiencias negativas para no recaer en el error o para evitar estar en situación de peligro.

Lee también: 10 pensamientos negativos que debes dejar de decirte a ti mismo

La rutina ideal para combatir los pensamientos negativos

Para la especialista Anahita Moghaddam, fundadora de Neural Beings, resulta completamente posible combatir la influencia negativa que naturalmente fluye de nuestro cerebro. Por supuesto, no es algo fácil de lograr. Necesitas invertir algo de tiempo. Quizás no tanto como lo demanda una terapia de yoga, pero sí unos minutos para evocar un suceso positivo en tu vida. Rememora cada instante de aquella experiencia. Y trata de mantener dicha imagen positiva en tu mente. Eso aunque no lo creas producirá un cambio sustancial en tu cerebro. Las neuronas comenzarán a actuar en base a estímulo positivos, dejando de lado los negativos. Según Moghaddam, se requieren de un total de 11 horas de pensamientos positivos para que nuestro cerebro comience a recordarnos más las experiencias positivas que las negativas de manera automática.

Más que una rutina experimental

Si consideras que la rutina ideada por Moghaddam es una cosa ideada para los hippies, te equivocas. Hay investigaciones científicas que respaldan las palabras de esta especialista iraní. Un estudio realizado en el 2011 por el Hospital General de Massachussets concluyó que la práctica habitual de la meditación provocaba un mejor funcionamiento cerebral. Esto luego de comparar las imágenes cerebrales de 16 participantes sometidos a 8 semanas de intensa meditación.

El neuropsicólogo Richard Hanson respalda la rutina de Moghaddam. Hanson compara la actividad cerebral como una gran ducha. Lo que fluye no se origina en la regadera. Proviene de un tanque o alimentación de agua. Si ese tanque lo llenas con agua caliente, fluirá agua caliente a través de la ducha. Si lo llenas con agua fría, saldrá agua fría. Igual sucede con nuestro cerebro. Si fuerzas a tu cerebro a recordar experiencias felices, tu mente con el tiempo se habituará a los pensamientos positivos. Es cuestión de disciplina y perseverancia.

Te puede interesar: La falta de sueño aumenta los pensamientos negativos

Vía: entrepreneur.com
Foto: i24mujer.com

Artículos Relacionados