Debes tener una habilidad blanda para triunfar en los negocios

Se suele decir que los profesionales son contratados por sus habilidades técnicas y despedidos por tener una habilidad blanda.

Lo cierto es que ésta última es complementaria a las competencias más duras, relacionadas más bien con la formación teórica de los colaboradores, y corresponden a aquellas destrezas que permiten a las personas relacionarse mejor con otras.

Van desde el liderazgo y el trabajo en equipo, hasta la capacidad para tomar decisiones y comunicarse eficientemente.

Habilidad blanda: liderazgo e innovación Hoy en día, la habilidad blanda es cada vez más valorada por las empresas, pues permiten a los profesionales, tanto de mandos…

Ver artículo completo

Se suele decir que los profesionales son contratados por sus habilidades técnicas y despedidos por tener una habilidad blanda.

Lo cierto es que ésta última es complementaria a las competencias más duras, relacionadas más bien con la formación teórica de los colaboradores, y corresponden a aquellas destrezas que permiten a las personas relacionarse mejor con otras.

Van desde el liderazgo y el trabajo en equipo, hasta la capacidad para tomar decisiones y comunicarse eficientemente.

Habilidad blanda: liderazgo e innovación

Hoy en día, la habilidad blanda es cada vez más valorada por las empresas, pues permiten a los profesionales, tanto de mandos medios como altos, no sólo desempeñarse mejor en sus cargos, sino también tener mayor proyección en sus carreras.

El liderazgo y la facilidad de comunicación en todo emprendimiento son, según los expertos, las más demandadas por las organizaciones pues mejoran las relaciones laborales de manera vertical y horizontal. A éstas se suman las capacidades para trabajar en equipo y bajo presión.

Las competencias que más se valoran tienen que ver con aspectos relacionales y de comunicación, ya que estos cargos se mueven transversalmente, por lo que es necesario que los profesionales tengan la capacidad de traspasar la información adecuadamente a sus superiores y colaboradores.

Asimismo se valora mucho el liderazgo, hoy con una visión más transformadora, donde el líder pueda influir positivamente en su equipo para llegar a las metas propuestas. Otra competencia demandada es la capacidad de innovar, independientemente de la industria o sector.

Y si bien para cada cargo se valoran distintas habilidades blandas, por los requerimientos propios de éste, se puede determinar que otras cualidades transversales que los empleados deben tener son la actitud positiva, que incluye la motivación y entrega para realizar un buen trabajo; la administración del tiempo y la habilidad para aceptar y aprender de las críticas.

A juicio de los expertos, la importancia de la habilidad blanda es tal, que si los profesionales carecen de ellas pueden, incluso, afectar el rendimiento del equipo y la organización.

Un caso que ejemplifica la importancia de estas competencias es el de un ingeniero brillante en una empresa, que maneja a la perfección las métricas, balances y toda la parte técnica que involucra su cargo, pero que si no tiene buena actitud, liderazgo y no sabe comunicarse ni relacionarse de manera efectiva con su equipo, acarreará problemas que pueden traducirse en bajo rendimiento del personal e incluso en renuncias, reflejadas en una alta rotación.

Coaching

Para potenciar estas competencias resulta fundamental ponerlas en práctica a través de un coaching que entregue las herramientas necesarias para desarrollarlas correctamente.

La clave para potenciar las habilidad blanda es utilizarla y ponerla en práctica. Por ejemplo, en cuanto a la habilidad de liderazgo y trabajo en equipo, se deben crear oportunidades que permitan estar en contacto con el personal, preguntarles como están, si tienen dudas acerca de algo o alguna sugerencia que agregar. Estar abierto a escuchar propuestas y saber conducir a las personas hacia un mismo objetivo.

Vía: gestión
Foto: redestrategia

Articulos Relacionados