Coaching para lo que quieras


Bueno, han pasado los años y ahora hay coaching para todo, para parejas, para adolescentes, para niños, para médicos, para pacientes, para mujeres, antiaging, para encontrar tu propósito en la vida, espiritual, etc… Se trata de añadir a un concepto concreto la muletilla de “coaching”, que es lo que “suena•••

Ver artículo completo

Bueno, han pasado los años y ahora hay coaching para todo, para parejas, para adolescentes, para niños, para médicos, para pacientes, para mujeres, antiaging, para encontrar tu propósito en la vida, espiritual, etc… Se trata de añadir a un concepto concreto la muletilla de “coaching”, que es lo que “suena y vende”.

Sin embargo, ahora lo vivo de forma diferente, a veces me sorprende los nuevos productos y servicios que se venden con la palabra “coaching”, pero los acepto porque soy consciente de que cada vez hay más coaches en el mercado y somos  competencia, y lo que se está haciendo es diversificar la oferta y diferenciar nuestro producto.

Y aunque bien es cierto que el boca a oreja funciona muy bien y el mercado te valida con el tiempo, antes necesitas darte a conocer y movilizar a tus potenciales clientes a que contraten tus servicios (y no otros), como bien insistía y lo demostró hasta la saciedad Harv Eker durante los tres días del curso.

Acepto pues, como necesaria, esta pluralidad de ofertas. Lo acepto siempre que lo que luego se ofrezca, venda y realice sea “coaching” de calidad y no otra cosa, independientemente de “para qué” es el coaching. Y esto me lleva a la cuestión principal y razón de este artículo: ¿Qué entendemos por “coaching” los coaches?, ¿Qué entiende por coaching el mercado?, ¿Están claros los límites tanto para nosotros como para ellos?, ¿Qué tal si establecemos una definición consensuada y conjunta de qué es coaching y la hacemos llegar al mercado para desde ahí poder informar que se puede exigir y esperar de un coach y un proceso de coaching, que muchas de las cosas que llevan la muletilla “coaching” no lo son y otras, aunque, por ejemplo se venda como coaching para una “jubilación en plenitud” sí lo sea por cómo y desde dónde se hace?.

Hoy por hoy, hay muchas definiciones de coaching, tantas como coaches, algunas similares, otras con matices o claramente restrictivas  o incompatibles entre sí. Y lo que es peor, aunque “suena”, hay un desconocimiento general en la sociedad sobre el coaching, qué es, para qué sirve, la figura del coach y sus límites, y por lo que les cuentan, parece que vale para todo y todos, que para coach vale cualquiera y cualquier formación, y que es una mezcla de terapeuta y consejero. Y por esta brecha entra mucho oportunista que sabe mucho de marketing y sólo cuatro cosas de coaching.

No todo el mundo piensa así claro, hay quien afirma que el mercado ya está maduro y sabe, (quizás lo sea en ciertas esferas directivas) o que no es prioritario lanzar ese mensaje clarificador en este momento.

Fuente: Aprende Coaching

Articulos Relacionados

Sobre Pedro O 32461 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion