6 lecciones empresariales más importantes de toda la historia


enciclopedia britanica

A. J. Jacobs, un periodista estadounidense y director de la revista Esquire, hace algunos años decidió leer de principio a fin las 33 mil páginas de la Enciclopedia Británica en un lapso de 18 meses por lo que ofrece sus 5 lecciones favoritas sobre negocios de toda la historia:

1. Mostrar desparpajo de forma estratégica

Una de las anécdotas favoritas de Jacobs sobre redes de contacto es la que protagonizó el poeta estadounidense Langston Hughes cuando era un ayudante de camarero en un hotel en Washington DC. Un día mientras trabajaba en el comedor del hotel, Hughes puso tres de sus poemas junto al plato del consagrado poeta Vachel Lindsay. Al día siguiente, los periódicos anunciaron que Lindsay había descubierto un “poeta ayudante de camarero”. Hughes se rehusó a aplazar sus sueños. En otras palabras, tuvo agallas. Mostró desparpajo de forma estratégica.

langston-hughes

2. Explorar ‘terrenos lejanos’ para tomar ideas

Durante gran parte de su vida, Isaac Newton fue un respetado científico con una visión mecanicista otrora tradicional: el universo era como bolas de billar que chocaban. Pero en la década de 1670, Newton se obsesionó con libros ocultos sobre alquimia y magia por lo que sus colegas científicos estaban preocupados por su salud mental. Pero estos libros ocultos le permitieron a Newton dar un salto intelectual.  La idea de fuerzas mágicas le sirvió como inspiración para visualizar fuerzas de atracción que trabajaban a distancia. Fue un gran avance que condujo a su teoría de gravitación universal.

Isaac-Newton

Te puede interesar: Las lecciones empresariales de Apple a tomar en cuenta

3. Hacer presentaciones corta

Otra lección histórica es el Discurso de Gettysburg. A pesar de ser presidente de los Estados Unidos, Abraham Lincoln no fue el orador principal en ese día histórico. La gran atracción era un discurso de dos horas por parte de Edward Everett, excongresista de Massachusetts y presidente de la Universidad de Harvard. Cuando llegó el gran día, Everett subió al podio para hablar y gesticular durante dos horas seguidas, secándose la frente para terminar con gran exquisitez retórica. Luego fue el turno de Lincoln de subir al podio. Dos minutos después, Lincoln bajó del podio y Everett pasó a un segundo plano como alguien que vociferó antes del gran Discurso de Gettysburg.

Lincoln

 

4. Aceptar el rechazo

La historia está llena de personas que fueron rechazadas durante años pero que perseveraron hasta lograr ese único “sí”. Para dar solo un ejemplo: Chester Carlson, el inventor de la máquina Xerox, quien fue rechazado por más de 20 empresas antes de que finalmente vendió su idea.

chester

5. Ser primero es algo sobrevalorado

En Estados Unidos muchos pensaban que Hydrox era una mala imitación de las galletas Oreo. En realidad, Hydrox salió al mercado en 1908 (su nombre se derivaba de hidrógeno y oxígeno). En 1912, la National Biscuit Company intentó hacer su propia versión. Luego, Hydrox se convirtió en un MySpace y Oreo se convirtió en Facebook.

anuncios

6. Adaptarse o morir

Thomas Welch era un ministro del siglo 19 que se opuso al alcohol con mucho esmero. En la década de 1860, creó un jugo de uva pasteurizada y lo llamó “Dr. Welch’s Unfermented Wine” (Vino sin fermentar del Dr. Welch), pero el producto fracasó. Años más tarde, el hijo de Welch se hizo cargo de la empresa y abandonó la idea del vino falso. En lugar de ello comercializó el producto como simplemente jugo. Y es por eso que hoy en día muchos niños adoran sus jugos en caja.

jugos

Vía: Gestion
Foto: zoomnews.es

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Sobre Pedro O 26899 Artículos
Editor en Jefe de Pymex desde 2014

Artículos Relacionados