¿Qué pensamientos mantener ante una situación difícil?

Pasar por situaciones difíciles es algo inevitable. Conoce los pensamientos que debes tener en esos momentos y aprende a vivirlos de una forma diferente.

Ver artículo completo

Las situaciones difíciles o adversas en nuestra vida son inevitables. Muchas veces podemos tratar de ser los más precavidos posibles, sin embargo, no está en nuestras manos el control del universo. Lo que sí es posible evitar, es decaer y hacer de esas situaciones un laberinto sin salida. Aprender a tener pensamientos positivos y motivacionales es una forma eficaz para poder mantenernos en pie cuando el mundo se nos viene encima.

Nunca algo es lo suficientemente bueno o lo suficientemente malo

Este pensamiento es el foco de la vida. Evidentemente todos los seres humanos percibimos de formas muy distintas las situaciones. Lo fundamental es reconocer que ningún acontecimiento que ocurra en nuestra vida por muy bueno o malo que aparentemente se vea, lo es así en el 100%.

Donde unos ven caos y desastre, otros ven la oportunidad para salir a llevar entrenamiento y mejor aún, ganar dinero por hacerlo. Nunca algo es lo suficientemente bueno o malo, todo es cuestión de percepción.

¿Para qué me ocurre esta situación?

Cambiar el “por qué” al “para qué” es una forma bastante efectiva que nos permitirá ver y analizar eso que no entendemos. El “por qué” connota una consecuencia de vida. Hay cosas que sencillamente ocurren y no es tu responsabilidad culpabilizarte por ello.

Preguntarnos “para qué” nos permite entender que esa situación por muy mala que sea, nos quiere enseñar algo. Quizás cambiar de camino, de carrera, alejarte de un grupo de amigos, en conclusión, moverte de lugar.

Todo pasa

Muchas veces cuando ocurre un evento fuerte en nuestras vidas, pensamos que nunca más volveremos a sonreír. No importa que tan mal y prolongado se vea esa situación, ¡todo pasa! Tener este pensamiento es un voto de esperanza y fe de que probablemente no será ahora, pero en algún momento podrás levantarte, mirar atrás y ver que lo lograste.

No podemos escapar de las situaciones difíciles, pero podemos ocuparnos en aprender cómo vivirlas de una forma sana.

 

 

 

Artículos Relacionados