¿Éxito o fracaso? Somete tu idea al método de las tres “T”

Sencillo es ambicionar el éxito… no tanto encarar la opción de un fracaso. Quizá sea la consecuencia del desarrollo tecnológico o la hegemonía de las redes sociales. Lo cierto es que hay una tendencia a pensar en ideas de negocios (al tener una frecuente exposición ante lo que hacen otros) y creer que nosotros también podemos abanderar una causa y llevarla a buen puerto. La pregunta es: ¿Cómo elegir esa idea?

Ver artículo completo

Sencillo es ambicionar el éxito… no tanto encarar la opción de un fracaso. Quizá sea la consecuencia del desarrollo tecnológico o la hegemonía de las redes sociales. Lo cierto es que hay una tendencia a pensar en ideas de negocios (al tener una frecuente exposición ante lo que hacen otros) y creer que nosotros también podemos abanderar una causa y llevarla a buen puerto. La pregunta es: ¿Cómo elegir esa idea?

Sobre esta materia el portal de la BBC Mundo, en su versión en español, ofrece una interesante lectura sobre el éxito y el fracaso de los negocios. Los aportes quedan por cuenta del canadiense Ryan Holmes, fundador de la herramienta tecnológica Hootsuite, una famosa plataforma web para la administración de redes sociales. Sin ampliar mucho en preparación curricular, hace mención de su método para elegir buenas ideas.

Para Holmes, las ideas de negocios están en todas partes; aunque la las personas que las implementan “son una en un millón”. A continuación el método:

  1. Talento

“Al evaluar un negocio siempre empiezo analizando al emprendedor y al equipo detrás del esfuerzo. Para mí es primordial que haya una dedicación fanática”, escribe Holmes.

A su manera de ver, el empresario o emprendedor, encara una tarea titánica de generar algo a partir de nada. Para ello, considera que debe tener una fijación fanática por lo que hace y la disposición de desempeñar varias funciones a la vez.

“Los grandes emprendedores buscan la manera de resolver las dificultades en vez de pagarle a otra persona” para que lo haga, y no descansan hasta resolverlo, dice.

Tener una masa crítica de emprendedores “capaces de hacer” es fundamental en cualquier empresa, cualquiera que sea el estado en el que se encuentre.

 

  1. Tecnología

Según el creador de Hootsuite, una fórmula clásica es que una persona se dedique a la tecnología y otra a todo lo demás en relación al negocio, para asegurar que los problemas técnicos se abordan desde temprano.

Esto lo plantea, considerando que el desarrollo tecnológico es tan o a veces más importante que la idea por sí misma. Esta variable puede ser la diferencia entre el alance deseado o el fracaso.

“Las tuercas y los pernos del código y la ingeniería en sí son tan importantes como la ‘idea de negocio’, si no más”, asegura el inversor.

  1. Tracción

No hay una mayor validación que tener usuarios reales y si ellos están dispuestos a pagar, mejor, dice Holmes. ¿Tienes clientes? ¿Cuánto dinero ganaste?

Y eso atrae a las inversiones porque apostar por una idea que ya se probó siempre es más seguro que poner dinero en algo que se ve solo lindo en un papel. “Parte de la tracción es tener un plan viable para hacer correr la voz entre los clientes”, dice Holmes.

La clave para que el negocio escale es crear con software un mecanismo de intercambio viral en el producto, o poner énfasis en los esfuerzos de publicidad. Esto en marketing se cuantifica como factor K, una cifra que tiene en cuenta la cantidad de usuarios nuevos que llega al producto invitado por un usuario existente.

Vía: BBC Mundo.

Sobre Fernando G 171 Artículos
Escritor y Comunicador, escribe en Pymex desde el 2016. Le gustan los temas políticos y de emprendimiento de pymes.

Artículos Relacionados