Así nació Netflix, así fue la debacle de Blockbuster

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Son dos historias entrelazadas, las de Netflix y Blockbuster.

Un solo objetivo: entretener.

Una historia de un éxito y un fracaso.

[/vc_column_text][vc_column_text]Reed Hastings se percató que por no devolver a tiempo el DVD de “Apolo 13″ que había rentado días atrás en la tienda de videos Blockbuster en 1997, debía 40 dólares y que rehusó pagar tal cantidad de dinero.

Fue entonces cuando Hastings decidió fundar una empresa que no les cobrara multas a sus usuarios por demorarse en la devolución de sus películas, sino que se pagara una tarifa mensual por un número ilimitado de alquileres.

[su_pullquote align="right" class="cita"]La creación de…

Ver artículo completo

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Son dos historias entrelazadas, las de Netflix y Blockbuster. Un solo objetivo: entretener. Una historia de un éxito y un fracaso.[/vc_column_text][vc_column_text]Reed Hastings se percató que por no devolver a tiempo el DVD de “Apolo 13″ que había rentado días atrás en la tienda de videos Blockbuster en 1997, debía 40 dólares y que rehusó pagar tal cantidad de dinero. Fue entonces cuando Hastings decidió fundar una empresa que no les cobrara multas a sus usuarios por demorarse en la devolución de sus películas, sino que se pagara una tarifa mensual por un número ilimitado de alquileres.

[su_pullquote align=”right” class=”cita”]La creación de Netflix surge por una deuda por no devolver a tiempo un video.[/su_pullquote]

En poco tiempo Hastings decidió que además de revolucionar ese mercado con los envíos del correo -eliminando el costo de las tienda  podía ofrecer los contenidos vía digital. Así abrió las puertas virtuales de un negocio que hoy es conocido como transmisión en internet, o streaming.

[/vc_column_text][vc_cta h2=”” h4=”Relacionado” css_animation=”slideInRight”]¿Qué hubiera pasado si invertías 1.000 dólares en Netflix en el 2007?[/vc_cta][vc_custom_heading text=”El fenómeno Netflix” font_container=”tag:h2|font_size:24|text_align:left|color:%23dd3333″ use_theme_fonts=”yes” css_animation=”none”][vc_column_text]Netflix se fundó en 1997 y comenzó con apenas unos 100,000 títulos, pero ahora es un gigante que factura 2,800 millones de dólares anuales gracias sobre todo a la audacia en sus estrategias. Precisamente, en febrero del  2017, esta empresa logra poner su marca al tope cuando anunció el estreno exclusivo en una plataforma de internet de la serie “House of Cards”, protagonizada por Kevin Spacey y que tuvo 9 nominaciones a los Premios Emmy, lo que logró que sus suscriptores crecieran hasta llegar a los 40 millones y superar al propio HBO, que se quedó con 27 millones.

[su_pullquote align=”left” class=”cita”]El propio CEO de Blockbuster pensó que Netflix tenía un nicho muy pequeño.[/su_pullquote]

Pero, ¿cómo logro derrotar a Blockbuster? Desde 1997 hasta mediados de los 2000, Netflix no conseguía siquiera pisarle los talones a Blockbuster. De hecho, el propio Reed Hastings tuvo una reunión con sus directivos para establecer una alianza que le ayudara a mejorar la distribución local de sus DVDs, sin éxito alguno. También, allá por el año 2000, Hastings ofreció a los gestores de la multinacional la compra de su pequeña compañía -todavía deficitaria por apenas 50 millones de dólares.

El propio CEO de Blockbuster, John Antioco, pensaba que Netflix atacaba un nicho de mercado muy pequeño y que la adquisición no aportaba valor al grupo. Así que en 2010, con su plataforma de streaming en auge (Blockbuster trató de imitar este movimiento también en 2004), Netflix valía más de 2.200 millones de dólares. Ese mismo año, Blockbuster se declaró en bancarrota.[/vc_column_text][vc_cta h2=”” css_animation=”rotateInDownRight”]Los CEO que fueron destituidos por las tecnologías que menospreciaron[/vc_cta][vc_custom_heading text=”¿Por qué se equivocó Blockbuster?” font_container=”tag:h2|font_size:24|text_align:left” use_theme_fonts=”yes”][vc_column_text]A pesar que Blockbuster mantuvo bien abiertas sus miras al desarrollo de nuevas tendencias de consumo, desde su propia fundación como tiendas de alquiler de videos, pasando por distintos contenidos que se ponían de moda (videojuegos) y los distintos formatos imperantes en cada momento (VHS, DVD, BluRay), lo cierto es que fallaron a la hora de ver la futura gran disrupción de su mercado: el streaming online.

Para Blockbuster el video ‘on demand’ tan solo era un complemento más, un negocio secundario respecto al de sus tiendas. Y su preocupación siempre fue mantener en pie y funcionando los 3.000 establecimientos, pese a que la tendencia de los usuarios fuera abandonarlas cada vez más. Tanto es así que Blockbuster protagonizó, ya en sus momentos agónicos, diversas compras destinadas a fortalecer el catálogo de títulos y la variedad de productos que vendía en sus tiendas, un movimiento que tan sólo indica la obsesión que la firma tenía por mantenerse a flote.

[su_pullquote align=”right” class=”cita”]Blockbuster nunca avizoró la llegada del futuro del streaming online.[/su_pullquote]

Pero, ¿qué hubiera sucedido si compraba Netflix en el año 2000? Nunca lo sabremos, pero al menos, Blockbuster habría tenido la oportunidad de haber liderado un nuevo negocio, planificando con más calma el cierre de sus tiendas; reorientando otras hacia locales de culto hacia las series de Netflix o, simplemente, procediendo a su venta para otros menesteres. Una gran lección de negocios, ¿Verdad?

Vía: ticbeat.com/emprendedoresnews.com[/vc_column_text][vc_custom_heading text=”RESUMEN” font_container=”tag:h2|font_size:24|text_align:center|color:%23dd3333″ use_theme_fonts=”yes” css_animation=”none”][vc_message]Conoce la historia de Netflix, la empresa comercial de entretenimiento que proporciona mediante tarifa plana mensual streaming multimedia y documentales bajo demanda por Internet y de DVD-por correo, que logró destronar al “rey de las películas” en Estados Unidos: Blockbuster, que no solo alquilaba sus películas a través de sus tiendas físicas, sino que también contaba con su propio servicio de envío de cintas por correo postal. Curiosamente, ese fue el mismo modelo de negocio que implantaría, allá por 1997, una pequeña startup que hoy triunfa en todo el planeta: Netflix.[/vc_message][vc_column_text][su_lightbox src=”https://www.youtube.com/watch?v=IRk3tg7xlFs”]

[/su_lightbox][/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][/vc_column][/vc_row]

Articulos Relacionados