6 preguntas simples para construir una estrategia sólida


La mayoría de las empresas reconoce que la capacidad de realizar las cosas de una manera consistente es la clave para sobrevivir y pasar el periodo de inicio de una empresa o proyecto.

Un plan mal desarrollado siempre traerá como consecuencia malos resultados, por lo que lo mejor es comenzar con una estrategia sólida.

Sin embargo, no necesitamos esquemas complejos o extensos que probablemente no podamos aplicar correctamente y que podrán, más bien, en peligro nuestro éxito.

Debemos darnos cuenta de que un plan sólido y un plan simple no son cosas opuestas.

Las, las revistas, los libros, los blogs y los artículos de administración están llenos de una gran cantidad de enfoques para la planificación estratégica.

Los componentes de una estrategia son distintos y debatibles: algunos privilegian la visión sobre la misión, otros las iniciativas frente a las tácticas o los resultados sobre los objetivos.

Sin embargo muchas veces pueden resultar complejos y hasta poco entendibles cuando no dominamos el temas.

Cualquier que sea la estrategia de producción que elijas, organiza mejor tu plan respondiendo a estas seis preguntas simples sobre tu negocio: ¿Por qué existimos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Cómo nos vamos a dirigir a nosotros mismos? ¿Qué haremos? ¿Cómo mediremos nuestro éxito? ¿Qué mejoras y cambios debemos que hacer? Responder a estas seis preguntas te ayudará a empezar tu empresa con un plan sólido que podrás ejecutar con mayor seguridad y sin tener que improvisar o intentar hacer cosas que no puedes.

No te dejes engañar por la simplicidad de las preguntas.

Para poder responderlas, tendrás que pensar profundamente, tener buenos datos o estadísticas de apoyo y ser honesto con lo que puedes hacer.

¿A ti qué crees que te falta para desarrollar una estrategia sólida y sin partes complejas? Vía: Inc.

com

Ver artículo completo

La mayoría de las empresas reconoce que la capacidad de realizar las cosas de una manera consistente es la clave para sobrevivir y pasar el periodo de inicio de una empresa o proyecto.

Un plan mal desarrollado siempre traerá como consecuencia malos resultados, por lo que lo mejor es comenzar con una estrategia sólida. Sin embargo, no necesitamos esquemas complejos o extensos que probablemente no podamos aplicar correctamente y que podrán, más bien, en peligro nuestro éxito.

Debemos darnos cuenta de que un plan sólido y un plan simple no son cosas opuestas. Las, las revistas, los libros, los blogs y los artículos de administración están llenos de una gran cantidad de enfoques para la planificación estratégica.

Los componentes de una estrategia son distintos y debatibles: algunos privilegian la visión sobre la misión, otros las iniciativas frente a las tácticas o los resultados sobre los objetivos.

Sin embargo muchas veces pueden resultar complejos y hasta poco entendibles cuando no dominamos el temas.

Cualquier que sea la estrategia de producción que elijas, organiza mejor tu plan respondiendo a estas seis preguntas simples sobre tu negocio:

  1. ¿Por qué existimos?
  2. ¿Hacia dónde vamos?
  3. ¿Cómo nos vamos a dirigir a nosotros mismos?
  4. ¿Qué haremos?
  5. ¿Cómo mediremos nuestro éxito?
  6. ¿Qué mejoras y cambios debemos que hacer?

Responder a estas seis preguntas te ayudará a empezar tu empresa con un plan sólido que podrás ejecutar con mayor seguridad y sin tener que improvisar o intentar hacer cosas que no puedes. No te dejes engañar por la simplicidad de las preguntas. Para poder responderlas, tendrás que pensar profundamente, tener buenos datos o estadísticas de apoyo y ser honesto con lo que puedes hacer. ¿A ti qué crees que te falta para desarrollar una estrategia sólida y sin partes complejas?

Vía: Inc.com

Articulos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion