El decálogo del buen conversador


arte-de-conversar

¿Quién no quisiera tener ese don de atraer a las personas con nuestra habla? Impresionante capacidad, ¿no es verdad?

Lo cierto es que el entablar una buena conversación no es tanto un don, sino más bien una habilidad que puede ser aprendida. ¿Te atreves a experimentarlo? Pues si es así, te damos estos 10 consejos para que te conviertas en un conversador de lujo:

  1. Demuestra interés

Tanto si tú has iniciado la conversación o si otra persona lo hizo, tienes que mantener tu vista en los ojos de tus interlocutores. ¿Por qué? Muy sencillo. Nuestras orejas resultan invisibles para las demás personas. Ellos no saben si le prestas atención o no viendo tus orejas. Por ello prefieren observar tu mirada. Si estás en la computadora o con tu Smartphone y hablando a la vez, pensarán que no les prestas interés.

  1. Sé abierto

Este es un dogma de fe para una buena conversación. Si eres de pensamiento cerrado, mejor concéntrate en ser un buen escritor. El arte de la conversación supone tener una mente abierta a cualquier postura, por más disparatada que sea.

Te puede interesar: Consejos para ser mejores oradores

  1. Usar preguntas abiertas

Hay una gran diferencia entre preguntar “¿Te gusta este restaurante?” con respecto a “¿Qué te gusta de este restaurante?”. La primera obliga al interlocutor a responder Sí o No. En cambio, la segunda fuerza a que no solo revele su gusto por el restaurante, sino también sus preferencias personales.

  1. Seguir el ritmo

Nunca te atrevas a cambiar de tema de improviso. Tienes que seguir el flujo de la conversación, y si quieres encaminarla hacia otro punto, debes ir conduciéndola como los autos en medio de una carretera.

  1. No inventar

Si la conversación giró en torno a un tema que desconoces, es mejor pecar de ignorante que de mentiroso. Nadie quiere hablar con un mentiroso.

  1. No realizar comparaciones

Son, de verdad, irritantes. Nada de lo que te cuenten las demás personas puede compararse con lo que te ha acontecido, para bien o para mal. Si alguien consiguió un trabajo fenomenal en el extranjero, por favor, no repliques tu experiencia laborando fuera del país. Es incómodo, créeme.

  1. No repitas temas

El peor crimen de un conversador es insistir siempre en los mismos temas. Como que ya sabemos que te gusta hablar de fútbol, pero basta, es suficiente, hay otros temas interesantes de los que hablar. Para ser un buen conversador, por tanto, hay que ser mínimamente conocedor de cada ámbito de la vida.

  1. No incluir detalles específicos

A nadie le interesa que seas un diccionario o una calculadora humana. Como que es un poco incómodo que de pronto una persona comience a hablar de fechas históricas. En lugar de centrarte en fechas, estadísticas, lugares determinados, direcciona tu conversación hacia lo ameno utilizando anécdotas o relatos increíbles.

  1. Escuchar

Nunca cortes la intervención de una persona. Ese simple hecho demuestra que no eres bueno escuchando y, por ende, eres un pésimo conversador. Puedes en cambio utilizar pequeñas preguntas de enlace como “¿Y qué pasó?” o “¿Y cómo hiciste?”, que en vez de perjudicar el discurso, ayudan a mantener la atención en determinado punto.

  1. Ser breve

Y esto viene a colación del punto anterior. Así como sabes escuchar, también debes saber hablar. Está bien que nadie te corte, pero vamos, que es realmente enojoso tener que escucharte hablar de lo mismo durante diez minutos. Tus intervenciones tienen que ser las justas y precisas como para atraer la atención de la atención de los demás pero sin llegar a aburrirlos.

Vía: americaeconomia.com / expansión.mx
Foto: ggh-energy.blogspot.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados