Conoce las 4 esquinas de tu productividad diaria

Cuando se trata de la productividad de cada persona, hay una gran cantidad de detalles, son muchas elecciones en el día que hacen decir “hoy supe aprovechado bien el tiempo” o “no sé qué ha pasado hoy que he producido el doble que ayer”. Sin embargo; de esa multitud de

Ver artículo completo

Cuando se trata de la productividad de cada persona, hay una gran cantidad de detalles, son muchas elecciones en el día que hacen decir “hoy supe aprovechado bien el tiempo” o “no sé qué ha pasado hoy que he producido el doble que ayer”.

Sin embargo; de esa multitud de detalles, hay cuatro aspectos (cuatro rincones, cuatro esquinas) que son muy importantes. Da igual si la persona es freelance, estudiante, empleado o directivo: al final todos tienen que pasar por estas cuatro esquinas, todos los días.

Así que hay que cuidarlas muy en serio, poner empeño en hacerlo bien y comenzar a notar una grandísima diferencia en la balanza del esfuerzo-resultado.

Primera esquina: TAREAS

Son los peldaños que cada día se tiene que ascender. Entonces, para comenzar las tareas diarias y semanales, el primer paso es identificarlas, interpretarlas y ponerles un “apellido”. Esto se consigue mediante una serie de hábitos productivos:

  • Planificar: se debe destinar los últimos 15 minutos de cada día a hacer una foto de las tareas del día siguiente: qué se va a hacer y cuándo. Fijarse sobre todo en la importancia (resultados) que hay detrás de cada tarea. Hacer esto todos los días.
  • Tareas Clave: hay que detectar por adelantado las 2-3 tareas más importantes del día. Empezar el día haciendo al menos una y no dejar que nada las interrumpa o distraiga.
  • Tareas Periódicas: hay que repetirlas todos los días o con mucha frecuencia. Situarlas en momentos de bajo rendimiento y nunca empezar el día con ellas. En la práctica son como una hipoteca: se quieras o no roban tiempo y más cosas.
  • Herramienta: no hace falta una súper aplicación, basta una hoja de papel para las tareas. Cuando aparezca una, hay que anotarla y volver rápidamente a lo que se estaba haciendo. Ya se decidirá al final de la mañana o del día cuándo se hará.

Segunda esquina: CONCENTRACIÓN

Este es el ingrediente número 1 de la productividad personal. La mayoría tiene en claro lo que debe hacer cada día. Lo que separa de ello es el tiempo continuado de trabajo. Hay que esforzarse en proteger la concentración de distracciones. Además, con ello se ganará en satisfacción personal. Y para lograr la intensidad en la oficina hay que trabajar en bloques cortos de tiempo lo que estimula la concentración y aumenta tal intensidad. La Técnica Pomodoro es un buen remedio para mentes dispersas.

Tercera esquina: INFORMACIÓN

Nunca antes se ha tenido tanta información como hoy. El problema es que se consume demasiada y la mayoría sobra. Y llega en forma de Emails, blogs, páginas web, comentarios, chats, foros, redes sociales, videos, fotos, etc. La actividad online crece a ritmo desorbitante, sin duda. Por eso hay que tener en cuenta que con las lecturas diarias, el exceso de ruido no es mejor que el exceso de nada. No por leer decenas de blogs cada día se va a hacer mejor el trabajo.

Y en cuanto a las redes sociales, hay que participar en las que de verdad aporten algo y destinar momentos del día para entrar ahí. A la hora de hacer las tareas borrarlas de la cabeza y cortar el acceso.

Cuarta esquina: DESCANSO

Todo emprendedor debe saber que un buen descanso es la base de una buena productividad. Así que si la persona invierte en ocio y descanso, se estará invirtiendo en sí mismo. Si se trata del ocio personal, hay que recuperar el hobby personal y destinar momentos al día o la semana para practicarlo. El ejercicio físico, actividades al aire libre o en grupo, entretenimiento y actividades artísticas; todo eso suma para la creatividad y claridad mental.

En cuanto al descanso nocturno, se debe cuidar las 7-8 horas diarias para estar listo para rendir más y mejor al día siguiente. Si se maltrata el descanso nocturno la persona se verá como un zombi mediocre intentando superar la barrera de la vulgaridad.

Vía: thinkwasabi.com

Sobre Pedro O 28482 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Artículos Relacionados