Cómo el budismo te enseña a ser un emprendedor persuasivo

Son muchas las personas que tuvieron la fortuna o la mala suerte de trabajar en una empresa que comulgaba con el ganar por ganar y hacer por hacer. ¿Te suena conocido?


Son aquellas empresas donde la orden se cumple sin pensar mucho en el beneficio a los demás; de tal modo que las acciones “persuasivas” en esos lugares son una especie de mecanismo tóxico para ganar dinero.


Pero el verdadero emprendedor tiene la ventaja de comenzar desde cero, solo o acompañado tiene la posibilidad de crear algo nuevo. Así que si sus raíces son fuertes, su empresa crecerá frondosa.

Por eso que las maneras de persuadir a la gente y clientes, son nobles, los frutos que reciba lo serán también. Y esto lo saben muy bien los budistas desde el siglo V antes de Cristo. Lo llaman Catuh-samograha-vastu o “cuatro caminos para la persuasión”. Toma nota.

1. Dana (Dar)

La intención de poner un negocio es ofrecer, sin ofrecer no regresa nada. Es una regla primaria y lógica que debe ser amplio en calidad y utilidad. Este camino muestra que debe brindarse oportunidades y enseñar a trabajar a quienes no cuentan con una habilidad desarrollada para que no sean dependientes financieramente de alguien. Se ofrece a los que están en desesperación, con temor y ansiedad.

2. Arthakrtya (Acciones benéficas)

La acción benéfica es hacer cosas con fines positivos para que la felicidad llegue a la vida. Hacer comida para que los clientes estén sanos, disminuir las malas acciones y cultivar un buen precedente para enriquecer la sabiduría y las bendiciones, son algunos ejemplos. El hecho de tener una intención buena al iniciar el día, pueden convertir las acciones normales en bendiciones multiplicadas.

3. Priyavacana (Ternura de Voz)

La imagen es voz por lo que si es limpia y suave de apariencia, mostrará una conducta del habla; es decir, ser sincero al hablar. Es bueno entender que, por lo general, se respetará al que es justo de palabra y actuar. Si los clientes han hecho algo bueno, hay que alabarlos justamente y animarles a seguir. Si alguien tiene temor, ansiedad o desesperación, es preciso dirigir algunas palabras para consolarlos. Así se respeta a los demás, se escucha con atención lo que dicen, y se procura entender sus problemas.

4. Samanartharta (Cooperación)

Operar de manera conjunta es cooperar. El emprendedor debe ser el primer interesado en sus empleados y no al revés. Por eso si se está cerca de ellos se generará confianza y amistad. Fuie el caso de Sam Walton, fundador de Walmart, que preguntaba a los estibadores cómo mejorar la operación. Ser sensible de lo que sucede en su alrededor es persuadir.

Vía: Entrepreneur.com


Artículos Relacionados


Sobre Pedro O 26523 Artículos
Editor en Jefe de Pymex desde 2014