Cinco errores de un emprendedor novato


Dice el refrán que “nadie nace sabiendo” y esto puede aplicar para los emprendedores.

Una mala planificación financiera, poco conocimiento de su mercado, no tener la orientación jurídica necesaria, tener una sola idea, figuran entre los errores que pueden provocar el cierre de una empresa, advierten especialistas.

Si estás por comenzar un negocio y quieres evitarte desazones, te presentamos algunos errores habituales al emprender:

De aquí no me mueven. Comenzar un negocio implica descubrir y explorar, sobre todo los dos primeros años.

Ese el periodo para construir un modelo de negocio de cómo generar valor y rentabilidad. Es necesario comprobar si la hipótesis sobre cierta necesidad es real, e ir adaptando la idea de negocio.

El emprendedor suele enamorarse de su producto y servicio, al grado de ‘casarse’ con la idea y mostrar poca flexibilidad a los cambios.

El plan de negocios es la piedra angular de todo proyecto, un punto de partida que -sin embargo- muchas veces se obvia.

Atento a las señales. El primer impulso del emprendedor es “¡haré un producto diferente!”

Entender al cliente va más allá de identificar su perfil socio económico, es necesario “profundizar y saber muy bien qué lo motiva”, cuáles son las razones que impulsan su compra, para así definir patrones de consumo.

“Muchas veces la gente dice: “no estamos vendiendo mucho” y tras una asesoría se percatan que tienen un mal cálculo de sus costos. Debes saber si tu cliente está dispuesto a pagar más del porcentaje que tienes en mente.

Organiza los recursos. El emprendedor, ante el deslumbre que implica tener su propio negocio, puede irse a lo grande en recursos y tiempo destinado a determinadas acciones. Esto no significa tener expectativas pequeñas, pero es importante cuidar determinados aspectos.

Evita caer en la trampa de no distribuir y controlar acertadamente los recursos. La alternativa, si el producto lo permite, es realizar prototipos antes de moverlo en el mercado, probar el servicio con el cliente objetivo, pedir retroalimentación, y con base en ello hacer una mejor planificación del lanzamiento o inicio de operaciones.

Negocio, al menos al inicio, es sinónimo de una política austera de gastos. “Los costos fijos suelen implicar mucho gasto innecesario”.

Enfócate. Otro desliz en el emprendedor inexperto es perder su ángulo, abarcar mucho y no enfocarse en dos o tres ideas específicas del negocio.

Antes de empezar a imaginar qué escritorio darás al empleado, fíjate que estés haciendo lo necesario para que los recursos ingresen a la empresa, por citar un ejemplo.

Como emprendedor tienes que lidiar con varios aspectos, uno de ellos son los pocos recursos, así, la clave es priorizar necesidades del negocio e ir cubriendo una a una, con un plan de trabajo.

Asesoría legal. “Es muy alto el porcentaje de empresas que no se protegen legalmente, hacen negocios de palabras”.

Un socio es un gran apoyo, pero también puede ser un dolor de cabeza si no se establece desde el inicio cuál será la participación y responsabilidad de cada parte.

Dicen que el que no arriesga no gana, pero no hay que tomar tan a pecho este refrán en los negocios. Lo cierto es que se tiene que guiar con un plan básico de negocios, para lograr poner parámetros y organización, tan solo, con el comienzo de la idea de establecer un proyecto para dedicarse a una empresa.

¿Te arriesgaste a poner tu negocio sin técnicas establecidas?

Vía: cnnexpansion.com

Articulos Relacionados


Sobre Pedro O 32231 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion