6 formas de aprender más rápido (comprobadas)

Una investigación demuestra que hay formas de aprender nuevas habilidades y conceptos con rapidez y facilidad.

Ver artículo completo

Ya sea una tecnología nueva, un idioma extranjero o una habilidad avanzada, mantenerse competitivo a menudo significa aprender cosas nuevas. De acuerdo con un estudio realizado en marzo de 2018 por el Pew Research Center, casi dos tercios de los trabajadores estadounidenses han tomado un curso o han buscado capacitación adicional para avanzar en sus carreras. Informan que los resultados han incluido una red profesional ampliada, un nuevo trabajo o una trayectoria profesional diferente.

La ciencia demuestra que hay seis formas de aprender y retener algo más rápido:

1. Enseñar a alguien más:

De acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de Washington en St. Louis, si imagina que debe enseñarle a otra persona el material o la tarea que está tratando de comprender, puede acelerar su aprendizaje y recordar más. De acuerdo con John Nestojko, investigador postdoctoral en psicología y coautor del estudio, la expectativa cambia tu mentalidad para que participes en enfoques de aprendizaje más efectivos que aquellos que simplemente aprenden a pasar una prueba.

“Cuando los maestros se preparan para enseñar, tienden a buscar puntos clave y organizar la información en una estructura coherente. Nuestros resultados sugieren que los estudiantes también recurren a este tipo de estrategias de aprendizaje efectivas cuando esperan enseñar”. Escribe Nestojko.

2. Aprender en breves ráfagas de tiempo:

Los expertos en el Centro para el Éxito Académico de la Universidad Estatal de Louisiana sugieren dedicar de 30 a 50 minutos para aprender nuevo material. “Cualquier cosa menos de 30 no es suficiente, pero algo más de 50 es demasiada información para que su cerebro la asimile a la vez”, escribe la asistente graduada de estrategias de aprendizaje Ellen Dunn. Una vez que haya terminado, tome un descanso de cinco a 10 minutos antes de comenzar otra sesión.

Las sesiones de aprendizaje frecuentes y breves son mucho mejores que las más largas e infrecuentes, concuerda Neil Starr, mentor de cursos en Western Governors University, una universidad en línea sin fines de lucro donde el estudiante promedio obtiene una licenciatura en dos años y medio.

3. Tomar notas a mano:

Si bien es más rápido tomar notas en una computadora portátil, usar un lápiz y un papel le ayudará a aprender y comprender mejor. Investigadores de la Universidad de Princeton y UCLA encontraron que cuando los estudiantes tomaban notas a mano, escuchaban más activamente y podían identificar conceptos importantes. Tomar notas en una computadora portátil, sin embargo, conduce a una transcripción sin sentido, así como a una oportunidad de distracción, como el correo electrónico.

“En tres estudios, encontramos que los estudiantes que tomaron notas en las computadoras portátiles obtuvieron peores resultados conceptuales que los estudiantes que tomaron notas a mano”, escribe la coautora y profesora de psicología de la Universidad de Princeton, Pam Mueller.

4. Usa el poder del espaciamiento mental:

Si bien suena contraintuitivo, puedes aprender más rápido cuando practicas el aprendizaje distribuido o el “espaciamiento”. En una entrevista con The New York Times , Benedict Carey, autor de Cómo aprendemos: la sorprendente verdad sobre cuándo, dónde y por qué sucede, dice que aprender es como regar un césped.

“Puedes regar un césped una vez a la semana durante 90 minutos o tres veces a la semana durante 30 minutos. La separación del riego durante la semana mantendrá el césped más verde con el tiempo”. Dijo.

5. Tomar una siesta de estudio:

El tiempo de inactividad es importante cuando se trata de conservar lo que aprendes, y dormir entre sesiones de estudio puede aumentar tu memoria hasta seis meses después, según una nueva investigación publicada en Psychological Science.

“Nuestros resultados sugieren que entrelazar el sueño entre las sesiones de práctica conduce a una doble ventaja, reduciendo el tiempo dedicado a reaprender y asegurando una retención a largo plazo mucho mejor que solo la práctica,  investigaciones anteriores sugirieron que dormir después de aprender es definitivamente una buena estrategia, pero ahora mostramos que dormir entre dos sesiones de aprendizaje mejora enormemente esa estrategia”. Escribe la científica psicológica Stephanie Mazza de la Universidad de Lyon.

6. Cambia la forma en que practicas:

De acuerdo con un nuevo estudio en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, cuando aprendes una nueva habilidad motora, cambiar la forma en que la practicas puede ayudarte a dominarla más rápido. En un experimento, se pidió a los participantes que aprendieran una tarea basada en computadora. Los que utilizaron una técnica de aprendizaje modificada durante su segunda sesión obtuvieron mejores resultados que los que repitieron el mismo método.

“Lo que encontramos es que si practicas una versión ligeramente modificada de una tarea que quieres dominar, en realidad aprendes más y más rápido que si sigues practicando exactamente lo mismo varias veces seguidas”. Escribe.

Fuente: El Rincón Del Emprendedor

Artículos Relacionados