Aprende a lidiar con jefes que no motivan


En todos los lugares existen jefes que no motivan a su personal.

Si bien no necesariamente un líder es un jefe y viceversa, generalmente en nuestro país se entiende de esa manera.

Es más, muchas empresas nombran como líderes a quienes tienen personal a cargo.

El tema es que si•••

Ver artículo completo

En todos los lugares existen jefes que no motivan a su personal. Si bien no necesariamente un líder es un jefe y viceversa, generalmente en nuestro país se entiende de esa manera.

Es más, muchas empresas nombran como líderes a quienes tienen personal a cargo. El tema es que si un líder tiene colaboradores que lo ayudan al cumplimiento de sus metas, es necesario que se involucre con la motivación de los mismos. Y cuando eso no se logra, se empiezan a notar los problemas de clima laboral.

Un jefe suele ser la persona que administra un área y está a cargo de ver los temas de planeamiento, presupuesto y relación del personal a cargo, así como el comportamiento de los mismos dentro de su área, de la empresa y en concordancia con los objetivos de la organización.

Un líder va más allá ya que siempre busca la mejora continúa, la interacción con personas que puedan ayudar a dicha mejora y como éstas van a engranar en su modelo de gestión, lo cual conllevará la obtención de resultados medibles.

El problema es que no todos los jefes son líderes, y las personas creen que deben serlo. Entonces se convierten en jefes que no motivan a su personal, quienes esperan acciones y características específicas  de liderazgo.

Si es tu caso, evita desalentarte con esto y en cambio toma el liderazgo por ti mismo. Para ello, te sugerimos seguir las siguientes pautas:

Entiende las diferencias entre líder y jefe.

Así identificarás si tu jefe lo es o no. Esto servirá para bajar tus expectativas a un punto más real y podrás ver realmente cómo es la persona que administra tu equipo de trabajo.

Conoce las funciones y roles de tu área.

El conocimiento de lo que debe hacerse y quién debe hacerlo ayuda a saber si estás realizando correctamente tu trabajo y además, sirve para descubrir mejoras que puedas sugerir, con lo cual afianzas tu liderazgo.

Si ves algún inconveniente en la gestión, podrás decírselo a tu jefe en las reuniones de clima laboral o en la primera oportunidad buena que se te presente.

Pero obviamente sin regar el comentario al resto del equipo o hacerlo en una reunión grupal. Si es en privado y en positivo, tu jefe valorará las sugerencias y te tomará en cuenta ante cualquier proyecto que surja.

Sigue cursos de liderazgo y coaching.

Aprendes a tomar las riendas de tu vida, a tomar buenas decisiones y a poder dirigir a otras personas.

¿Y tú tienes algún jefe que no motive? Cuéntanos tu experiencia

Fuente: Alto Nivel

Articulos Relacionados

Sobre Pedro O 32142 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion