8 cosas que podemos aprender del Japón para tener éxito en los negocios

El éxito del sistema económico japonés se debe a su peculiar filosofía empresarial, basada en la armonía en los centros de trabajo y en la lealtad a la compañía. El pueblo japonés, ante los ojos de cualquier observador, vislumbra mucha ejemplaridad y sabiduría. y que en ésta oportunidad nos centraremos

Ver artículo completo

El éxito del sistema económico japonés se debe a su peculiar filosofía empresarial, basada en la armonía en los centros de trabajo y en la lealtad a la compañía.

El pueblo japonés, ante los ojos de cualquier observador, vislumbra mucha ejemplaridad y sabiduría. y que en ésta oportunidad nos centraremos en ocho reflexiones que tienen su importancia en el ámbito de las empresas y el emprendimiento.

1. Seriedad, sentido del honor y del compromiso

En la historia del Japón la cultura está trágicamente enraizada por llevar a extremos la no traición de sus principios. Por eso que hoy que en el mundo de los negocios nipón, prevalece el sentido de lucha, honor y compromiso, tan enraizado en su cultura e historia.

2. Sentido de una comunidad ejemplar

Pese a la enorme cantidad de aglomeraciones urbanas, la tasa de criminalidad del Japón es diez veces inferior a la de Estados Unidos o cincuenta veces inferior a la de Brasil. Más allá de una sensación de seguridad, hay pequeños detalles donde se percibe esto: desde llevar una respetuosa mascarilla en espacios públicos (para evitar contagios de resfriados, gripes o la pulcritud) hasta la obsesión por la limpieza de los espacios públicos. El japonés profesa un enorme respeto por la comunidad y la convivencia.

3. Su implicación y disciplina en el trabajo

Hoy, la gran mayoría de trabajadores japoneses, sin que sus empresas tengan que recurrir a fórmulas motivacionales, se vuelcan hacia tener una mayor productividad. Es un tema que va más allá de las estadísticas registradas. Directivos y empleados suman horas a su jornada laboral con independencia de su remuneración o exigencia. Y es que el trabajo forma parte de una cultura donde su prioridad se antepone incluso a la familia.

4. Su concepción global inteligente

La posición estratégica de Japón en Asia no excluye la búsqueda de nuevos mercados con alto potencial e incluso de alto riesgo. Su concepto de la globalización es inteligente y se plantea desde el respecto de aquel que toma en alta consideración su propia identidad cultural y y ostenta con orgullo sus tradiciones.

5. Su progresiva capacidad para adaptarse y reinventarse

De una economía tradicional a potencia industrial y en la actualidad su inteligente transición a la economía digital, lo llevará a convertirse en líder de la economía digital en los próximos años.

6. Su identidad, orgullosos de sus tradiciones y apuesta por el progreso

Es admirable su capacidad para asimilar su pasado, sus tradiciones y diseñar su modernidad como un proceso que necesita una actualización permanente. Fascina cómo evoluciona este país hacia el cambio.

7. Su capacidad para hacer frente a la adversidad

Luego del trauma de la Segunda Guerra Mundial con el único país que ha sufrido los únicos ataques nucleares de la historia y tras las cenizas emerger como potencia económica del mundo, lo ha llevado a superar y afrontar con disciplina y fuerza la mayor adversidad.

8. Su sensibilidad e inteligencia

Ya son conocidos los atributos que definen a los japoneses: formales, educados y corteses, extremadamente puntuales, amables, abnegados con el trabajo, amantes del trabajo en equipo, respetuosos con los mayores, etc. En definitiva, es un pueblo sensible e inteligente donde los valores se definen para la cohesión social.

Vía: euroresidentes.com

Artículos Relacionados