7 lecciones de liderazgo que aprender de madres profesionales

Son muchas las cualidades que cultivan las grandes madres todos los días y que se aprovechan tanto en el hogar como en el trabajo para dirigir equipos y llevar a cabo negocios exitosos.

Con este espíritu, el World Economic Forum ofrece algunas lecciones de liderazgo que se puede aprender de madres profesionales:

1. El balance entre intervenir y dejar ir

Gran parte de la crianza de los hijos es luchar con la dicotomía entre cuándo presionar al hijo y cuándo dejarlo tomar el mando, lo que significa aceptar que puede fallar. Es lo mismo con los empleados y equipos de trabajo. Ellos deben tener suficiente cuerda para poder explorar sus propias ideas y desarrollar sus propias hipótesis. Pero también es importante intervenir y, por supuesto, corregir. Alcanzar ese equilibrio es lo que define un liderazgo efectivo.

2. Seguir adelante en medio del caos

Cuando se tienen bebés no se pueden controlar los estados de ánimo y necesidades de la forma en la que puedes hacerlo con la propia carga de trabajo, por lo que hay que acostumbrarse a simplemente seguir adelante con lo inesperado. Y esa es una gran lección para el liderazgo: tener la flexibilidad para seguir adelante a medida que cambian las circunstancias y abandonar la ilusión que se tiene control sobre todos los resultados.

3. Un enfoque personalizado es la clave

Un enfoque de liderazgo personalizado requiere una importante inversión de tiempo con cada individuo (hijo). El secreto está en observar el proceso que lleva llegar y comprender que todos tienen diferentes fortalezas, pasiones y motivaciones.

4. Aprecia el terreno desconocido

La maternidad enseña a no temerle a lo desconocido, sino a abrazar el camino del aprendizaje sobre la marcha. Hay que disfrutar de la sensación gratificante de “descubrir algo nuevo” y utilizar esa energía y motivación para afrontar los desafíos.

5. Equilibrar las necesidades competitivas

Un rol esencial de la maternidad es ser una moderadora cuando se trata de resolver conflictos con niños. Al mediar en una discusión, hay que enseñar empatía por los sentimientos de los demás y respeto por diferentes creencias y antecedentes que pueden dar a los demás un punto de vista diferente.

6. La vida es ahora

No se puede correr un maratón entero en un sprint; y con las nuevas empresas, nunca puede dejar de trabajar y puede ser solitario. La vida es ahora. Hay que producir una mayor productividad, el pensamiento creativo y gratitud,.

7. Empatía y equilibrio son la clave

Ser madre obliga a dejar de pensar en uno mismo. Las necesidades del hijo tienen que ser la primera prioridad y eso enseña lecciones invaluables sobre la empatía y el equilibrio. Ser madre amplia esta perspectiva.


Artículos Relacionados