7 fabulosos pasos para crear productos innovadores

Todo emprendedor debe saber que el desarrollo de una nueva idea emprendedora no debe verse como si se estuviera luchando una batalla que es imposible de ganar.

Es simple.

Lo que se necesita es una hoja de ruta estructurada y mucha acción.

No hay que olvidar que afuera existen consumidores de productos y servicios ansiosos de comprar productos o contratar servicios que les faciliten el día y les resuelvan sus problemas.

Así que te mostramos ciertos pasos que ayudarán a mejorar un producto o servicio que se adecue a las necesidades del mercado y que a la vez se convierta…

Ver artículo completo

Todo emprendedor debe saber que el desarrollo de una nueva idea emprendedora no debe verse como si se estuviera luchando una batalla que es imposible de ganar. Es simple. Lo que se necesita es una hoja de ruta estructurada y mucha acción.

No hay que olvidar que afuera existen consumidores de productos y servicios ansiosos de comprar productos o contratar servicios que les faciliten el día y les resuelvan sus problemas.

Así que te mostramos ciertos pasos que ayudarán a mejorar un producto o servicio que se adecue a las necesidades del mercado y que a la vez se convierta en algo totalmente innovador para el consumidor.

1. Generación de ideas

Todo proceso inicia con las ideas; lo demás asegurará su viabilidad, por lo que al comienzo todas las ideas son buenas hasta cierto punto. En este sentido, existen dos métodos que ayudarán a llevarlas a cabo:

  • Centrarse en las necesidades del cliente y sus problemas, los cuales hay que identificar bajo alguna investigación de mercado o escuchándolos.
  • Conocer nuestras propias pasiones y fortalezas y categorizarlas, de tal modo que se generen ideas para cada categoría.

2. Presentación del mejor concepto

Este paso es clave para garantizar que la idea sea adecuada ya que éstas necesitan ser aprobadas objetivamente y bajo criterios por un grupo o comité. Aquí los criterios de selección deben establecerse mirando el ROI (retorno de inversión), potencial de mercado, rentabilidad, tiempo de elaboración, necesidad, etc.

3. Concepto y cuestionamiento

Si ya se cuenta con una idea potencial, la opinión interna no es el más importante. Hay que preguntar a la gente y a los posibles clientes si es tan importante como se cree.

Para ello se debe juntar a un pequeño grupo, con amigos, prospectos y lanzar preguntas directas para conocer sus reacciones. De tal modo que la idea se irá convirtiendo en un concepto con suficiente profundidad e información.

4. Modelo de negocio

Luego que el concepto ha sido aprobado, se debe iniciar un modelo de negocio para asegurar la rentabilidad la que debe incluir, entre algunos temas, una estrategia de marketing, posicionamiento del producto, mercado objetivo, costos, canales de venta, financiamiento, competencia, tiempos, punto de equilibrio, proveedores, etc.

5. Desarrollo y prototipo

Si el nuevo modelo de negocio es aprobado, hay que pasar a la etapa de desarrollo técnico y de marketing. Aquí es cuando se creará un modelo de producción limitada. Esto significa que se trae al mundo el concepto y se tendrá algo tangible para probarlo, con retroalimentación en aspectos específicos como la apariencia, sensación y el embalaje.

6. Comercialización

Se trata de comenzar con una comercialización de la prueba, en la que se introduce el producto prototipo siguiendo el plan de marketing propuesto.

En este proceso se requiere validar el concepto y saber la reacción al primer contacto con el cliente. Y cuando se observa que el cliente lo está aceptando, se debe comenzar a pensar en un lanzamiento real al mercado.

7. Lanzamiento

Para ello se debe realizar un plan de lanzamiento detallado con el objetivo que esta etapa pueda funcionar sin inconvenientes y tenga el máximo impacto, y no olvidar incluir cuándo y dónde se hará el lanzamiento con el fin de orientar a un grupo de consumidores primarios.

Vía: entrepreneur.com

Articulos Relacionados