6 lecciones de liderazgo de Napoleón Bonaparte


Napoleón

Es uno de los mayores estrategas militares de todos los tiempos,

“el soldadito” como era llamado debido a su baja estatura, rompió muchas reglas de estrategia militar conocidas hasta entonces y creó el imperio más grande que se ha conocido después del Imperio Romano.

Hoy, sus movimientos militares  son estudiados en todo el mundo, su estrategia sencilla es similar a muchas de las estrategias que se aplican al mercadeo y administración.

El libro “Napoleon on project management” muestran los seis principios que llevaron a Napoleón a ser un ejemplo de éxito:

1. Exactitud

“Sostenga sus principios. El resto es solo detalle”. Napoleón Bonaparte.

Napoleón era considerado un hombre legendario y respetable, sin embargo, nunca fue catalogado como un hombre arrogante y vanidoso.

Su obsesión por la exactitud y el detalle era conocida, el estratega necesitaba conocer cada parte de los movimientos a realizar y, según la historia, creaba en su mente las infinitas posibilidades de sus movimientos. Sus resultados fueron imponentes, dirigió al ejército francés en más de cien batallas, de las cuales, solo perdió tres.

Aplicándolo a los negocios, debe reconocer la necesidad de actuar, conocer las necesidades de la gente, investigar el mercado, anticipar riesgos y diagnosticar futuros impactos.

2. Flexibilidad

“En las operaciones militares no consulto a nadie. En las operaciones diplomáticas consulto a todos”.  N.B.

Con flexibilidad, el libro no solo se refiere a la capacidad de Napoleón para cambiar de planes dependiendo de las exigencias de las circunstancias, ahí se habla de la unificación en sus fuentes de batalla, hacer que todos actúen como uno solo.

Para los empresarios, esto significa contar con equipos adaptables que compartan recursos, estar preparado para tomar decisiones efectivas en equipo y estar siempre listo para el cambio; la mejor forma para ello es capacitándolos y tener un ambiente de identidad y fidelidad.

3. Fuerza moral

“Cada uno de los movimientos de todos los individuos se realizan por tres únicas razones: por honor, por dinero o por amor”. N.B.

La fuerza moral es la que permite conseguir la victoria. Los líderes se basan en la cooperación con su equipo de trabajo, deben brindarle a la fuerza moral necesaria para que cumplan con ánimo su labor día a día, las mejores maneras son motivándolos,  hablar sobre sus derrotas para detectar errores y recompensar sus triunfos.

No mantenga personal que no esté dispuesta a sacrificarse por la compañía y que sólo busca mejorar su currículo, mantenga sólo a los que quieran ser parte de ese equipo.

4. Velocidad

“Vístanme despacio que tengo prisa” N.B.

Napoleón nunca pospuso sus batallas, siempre procuró reducir sus posibilidades de derrota a través de estrategias concisas.

Los ejecutivos deben dejar de lado todas las circunstancias en su contra, agilizar los movimientos para concluir el objetivo sin precipitarse, dar el 100% y procurar que su equipo también lo dé, pero, sobre todo  nunca dejar de mantener la concentración.

5. Simplicidad

“Mi misión es tener éxito y soy bueno para lograrlo. Yo creo mi Ilíada a través de mis acciones y la creo día a día”N.B.

La comunicación es necesaria para manejar a tu equipo de trabajo, así que debe ser claro al dar las órdenes y saber si el receptor comprendió el mensaje. Esto reduce la confusión y los malos entendidos.

Recuerde: Objetivos simples, mensajes claros y procesos sencillos.

6. Carácter

“La batalla más difícil la tengo todos los días conmigo mismo”. N.B.

El carácter es fundamental para que un líder tenga precisión y convocatoria.

Gobernar con integridad, calma y responsabilidad son los principios fundamentales para ser un gran líder. Busca integrar todas estas cualidades en tu liderazgo, siempre traerán buenos resultados.

Vía: PMN Negocios

Articulos Relacionados


Sobre Pedro O 32226 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion