5 tips para tener una buena relación con tu pareja si también es tu socia


Business travel concept

Business travel concept

¿Qué tal si tu nueva socia es nada menos que tu pareja? Figura poca veces imaginada, aunque cada vez más usual en el mundo de las micro y pequeñas empresas.

Cuando se comparte el amor, ya sea como enamorados, novios o esposos, también se comparten muchas esperanzas y sueños. Uno de ellos puede ser el crear un negocio en conjunto.

Sin embargo, no siempre las cosas van de la mejor manera. Y lo peor es que si la empresa no va bien, no solo uno pierde el negocio sino también el amor de la pareja y ex socia. ¿Qué hacer, entonces, para llevar una buena relación de pareja y de negocios a la vez?

  1. Formalidad ante todo

Muchas personas creen que solo se debe dejar todo por escrito y notariado cuando se hace sociedad con alguien a quien apenas conocemos. Craso error. ¿Qué es lo que podrías perder en tal caso? Perderías el negocio y tu dinero. Pero no perderías una amistad, pues ese socio era tan solo un compañero de negocios.

Sin embargo, cuando estableces una sociedad con tu pareja, no solo puedes perder tu dinero sino también el amor de tu vida. Así que es obligatorio que antes de iniciar el negocio, establezcas la sociedad bajo todos los mecanismos legales establecidos por ley dejando en claro que tanto tú como tu pareja irán en sociedad bajo el sistema 50% – 50%.

  1. Habilidades diferentes

Digamos que una joven pareja de fotógrafos han decidido crear su negocio. Pero, vaya, ambos son especialistas en la fotografía de matrimonios. ¿Qué crees que ocurrirá? Que se producirá una insana competencia entre ellos por hacerse de los mejores trabajos. Y lo peor que puede ocurrirle a una pareja es entrar en competencia (hay varones que no aceptan que sus enamoradas ganen más que ellas, por ejemplo).

Uno de los requisitos fundamentales para abrir un negocio es que ambos posean habilidades diferentes. Volviendo al caso de la fotografía, lo óptimo sería que uno de ellos sea un buen fotógrafo mientras el otro tenga excelentes habilidades en el campo del marketing y las ventas.

  1. Mecanismos de escape

Como todo negocio, hay una alta probabilidad de fracasar. Pero eso no debe implicar que la relación también se vaya al tacho. Por ello, los nuevos socios deberán dejar estipulados los mecanismos de salida de uno o de ambos en caso de que la empresa no marche bien.

Por ejemplo, si ocurre un problema menor, ellos deberían de tener identificado a un mediador para que solucione el conflicto. Pero si el problema es mucho más grave, también deberán dejar escrito en su minuta de constitución si uno de ellos puede adquirir la participación del otro.

  1. Separación de espacios

“¿Cómo? ¿Tendré que dejar de ver a mi enamorada por el bien del negocio?”, se preguntarán algunos. No solo por el bien del negocio, sino también por el bienestar de la relación. Lamentablemente, mientras más tiempo pasen juntos, la relación se deteriorará más. Eso es lo que hace la rutina.

Lo ideal es que puedan separar sus oficinas o, por ejemplo, uno realice funciones más ejecutivas como ir a la búsqueda de clientes, mientras que el otro se quede en la oficina, la tienda o la casa (según sea el caso) realizando funciones netamente operativas.

  1. Tiempo libre de verdad

Y cuando ambos estén juntos fuera del trabajo…. tiene que ser sin nada relativo al trabajo. El problema principal de quienes hacen negocio en pareja es que el trabajo se termina convirtiendo en el único tema de conversación entre ambos. Y eso extingue la llama de la pasión. Una persona no puede ser monotemático, se habla de negocios cuando se esté en los negocios y de otras cosas durante el tiempo libre.

Vía: bbc.com / gestion.pe
Foto: bigcityblonde.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PROFESIONAL

Artículos Relacionados