13 errores que tu startup nunca debe cometer

Hay muchos errores que las startups no deberían cometer desde no definir bien el modelo de negocio o no trabajar adecuadamente la identidad corporativa de la marca.

Si se tiene en mente la idea de montar una pequeña o mediana empresa o lanzar una startup, hay que prestar atención a muchos aspectos, y especialmente, concentrarse en no cometer los errores más letales, aquellos que pueden mandar a pique el proyecto y conducirlo a la quiebra financiera.

En este sentido, ofrecemos una lista de los errores que pymes y startups cometen en sus comienzos y que pueden aplastar todas sus expectativas.

Ver artículo completo

Hay muchos errores que las startups no deberían cometer desde no definir bien el modelo de negocio o no trabajar adecuadamente la identidad corporativa de la marca.

Si se tiene en mente la idea de montar una pequeña o mediana empresa o lanzar una startup, hay que prestar atención a muchos aspectos, y especialmente, concentrarse en no cometer los errores más letales, aquellos que pueden mandar a pique el proyecto y conducirlo a la quiebra financiera.

En este sentido, ofrecemos una lista de los errores que pymes y startups cometen en sus comienzos y que pueden aplastar todas sus expectativas.

1. Una idea no escalable o demasiado pequeña

Los inversionistas tienden a preferir ideas que pueden alcanzar grandes cantidades de clientes, y no por los negocios de nichos que atienden un mercado más pequeño.

2. Una falta de estudio de mercado

Los emprendedores muchas veces lanzan negocios que piensan que son excelentes ideas, pero nunca se toman el tiempo de estudiar propiamente el mercado.

3. Carencia de estrategia de marketing

Los emprendedores están tan concentrados en construir su producto que no piensan en la estrategia de marketing, y en cómo eso ayudará a lograr un concepto probado que atraiga capital emprendedor.

4. Falta de enfoque

Es suficientemente difícil iniciar un negocio como para tratar de hacerlo con varios al mismo tiempo. Se debe evitar ser el que está en todo y en nada a la vez; enfocarse en un producto o servicio y en un único mercado.

5. No saber cuándo pivotear

Si se está tratando de nadar a contracorriente, no importa qué tan duro se patalee, tarde o temprano la corriente lo llevará. Los emprendedores necesitan saber cuándo es necesario cambiar de dirección, y esto debe ser mientras se siga tenendo dinero y tiempo para implementar los cambios.

6. Falta de pasión o perseverancia

Si un emprendedor no tiene pasión por su producto, nunca amará a su startup lo suficiente como para superar las piedras en el camino.  Se necesita tener una mentalidad de perseverancia; sólo así se logrará avanzar.

7. Un liderazgo incorrecto o inexistente

Los inversionistas no quieren respaldar a una sola persona, sino a un equipo de trabajo. Por eso se debe pensar muy bien quiénes serán los socios y los primeros empleados, ya que son la base de la empresa.

8. Un equipo desmotivado

En las primeras etapas del negocio se necesita que el equipo tenga los mismos incentivos que el fundador. Una opción es dejar que entre el 15 y el 20% de la empresa les pertenezca; eso impulsará su lealtad y motivación.

9. No tener mentores o consejeros

Los emprendedores no deben ser “lobos solitarios”. Necesitan entender que no están solos en esta batalla. hay que acercarse a personas que se admira y permite que den sus consejos.

10. No contar con un modelo de ganancias

Se entiende que las startups no tienen un modelo de negocio desde el primer día, pero es clave que detallen un plan de ingresos, que debe ser realista para emocionar a los inversionistas.

11. Tener menos capital del necesario

Primero asegurarse de levantar dinero para construir el producto y conseguir una prueba del concepto. Preferiblemente, este capital debe ser suficiente para sostener el negocio de 12 a 18 meses. Cualquiera que sea el capital que se requiera, hay que duplicarlo para tener un colchón.

12. No tener un mapa a largo plazo de ROI

Ya sea que se invierta en su propio negocio o que se levante capital de inversionistas externos, hay que tener un mapa que sugiera un retorno 10 veces mayor a la inversión.

13. Mal timing

A veces, los negocios fallan sin que sea culpa del emprendedor. Durante las épocas de “vacas flacas”, es mejor esperar por mejores condiciones, a menos que el negocio pueda beneficiarse de la crisis.

Vía: entrepreneur.com

Articulos Relacionados