3 cosas que nunca debes hacer en tu trabajo

Los trabajos que una persona puede desempeñar pueden ser tan variados como estas, sin embargo, existen ciertas reglas y códigos de conducta que siempre deberían respetarse. Por ello, acá te vamos a contar sobre 3 de las cosas que nunca debes hacer en tu trabajo.

Ver artículo completo

Ya sea que se trate de nuestro primer día laboral o de nuestro décimo año en una empresa, existen ciertas cosas que siempre quedan vetadas de las oficinas.

Para que puedas conocer algunas de estas, acá te contamos las 3 cosas que nunca debes hacer en tu trabajo.

Nunca comas frente al computador

La verdad, muchos de nosotros alguna vez lo habremos hecho por la necesidad de ahorrar tiempo o de adelantar algún proyecto. Sin embargo, esta acción a la larga puede llegar a ser muy perjudicial para nuestra salud.

Asimismo, también puede llegar a presentar una mala imagen de la empresa a personas que pasen de afuera y te lleguen a ver.

Por ello, lo más recomendable es al menos tomar 15 minutos para que vayas al comedor privado y almuerces lejos de cualquier par de ojos acusador.

Nunca formes parte de los chismes

Cuando pensamos en las charlas de pasillo de las oficinas, es difícil no imaginarse a un grupo de personas comentando las acciones de otra que no se encuentra presente.

A pesar de que esta tiende a ser una conducta común, la verdad es que no puede ser ya más perjudicial para el ambiente laboral de la oficina.

Después de todo, esto crea roces y mal entendidos que pueden enturbiar el ambiente. Por ello, aunque no puedas evitar que otras personas hablen mal, al menos haz el esfuerzo de mantenerte fuera de ese tipo de conversaciones.

Nunca dejes de dar tu 100%

Usualmente, al iniciar un empleo, todos tenemos en mente que vamos a dar el 110%. Sin embargo, esta energía con el tiempo se desgasta y es entonces deber de la voluntad restaurarla.

No obstante, muchas veces esta es difícil de recuperar si no te agrada ya tu empleo. A pesar de ello, lo mejor es siempre tener el mejor desempeño posible.

Después de todo, si bajas tu rendimiento, los mayores afectados serán tú y tu reputación profesional.

Artículos Relacionados