¿Tiene una sana relación con el dinero? Averígüelo aquí…

¿Alguna vez se preguntó si sabes relacionarse con el dinero? Sí, tal cual como lo lee, ¿sabe si su manera de relacionarse con el dinero es sana o viciada? Ambos escenarios son posibles. En consideración entran algunas variables, como las nociones financieras y la verdadera interpretación de lo que es la acumulación de riqueza.

Ver artículo completo

¿Alguna vez se preguntó si sabes relacionarse con el dinero? Sí, tal cual como lo lee, ¿sabe si su manera de relacionarse con el dinero es sana o viciada? Ambos escenarios son posibles. En consideración entran algunas variables, como las nociones financieras y la verdadera interpretación de lo que es la acumulación de riqueza. Si usted vive en la abundancia, probablemente no tengamos nada para explicarle; pero si considera que la administración de dinero y el ahorro le ha resultado esquivo, de pronto tengamos algo por enseñarle.

El portal electrónico expansion.mx detalla en una de sus lecturas que existen diversos “mitos y falsas creencias” en torno a la generación de dinero. Algunos llegan a pensar que las personas adineradas lo robaron o ganaron, con actos irregulares o fortuitos de por medio; mientras que otros afirman que la abundancia hace que la gente desarrolle algunos rasgos de avaricia, egoísmo, insensibilidad y poca humildad.

Lo cierto es que tener o generar dinero no es crimen… por lo contrario, puede abonar en la multiplicación de ingresos y ahorros para llevar una vida más tranquila. Lo siguiente, si usted lo decide, puede ser consolidar proyectos empresariales o contribuir a causas altruistas. En este caso, indistintamente del fin, parece que lo primero es el dinero.

11 ideas para reflexionar sobre el dinero

“No me interesa el dinero…” ¿Bueno o malo?

Un pensamiento muy libre invita a ver el dinero como algo que no es necesario, en contraposición con muchas cosas importantes en la vida. Sin embargo, su importancia es indiscutida ya que se necesita para satisfacer necesidades.

“No sé cobrar…” ¿Astuto o ingenuo?
Si usted cobra mucho más que la competencia, perderá clientes; mientras que si cobra menos, perderá dinero. La moraleja es que debe cobrar lo justo y asegurarse de que su precio resulte funcional para la continuidad de sus operaciones.

Sobre las variables para tener lucidez en la colocación de precios, la web expansion.mx propone:

  • Considera lo que necesitas para vivir y para ofrecer tus servicios. Distingue entre gastos necesarios y gastos prescindibles.
  • Anota cuál será tu inversión inicial. Analiza cuánto te durará cada uno de esos insumos y haz una tabla de depreciación.
  • Analiza cuáles son los costos indirectos de producir algo y después los costos variables.
  • Súmalos todos y compara ese monto con lo que tus competidores cobran en el mercado.

“Me dijeron que es bueno comprar dólares”, ¿atinado o fuera de lugar?

Está muy bien escuchar recomendaciones de inversión, pero las decisiones no pueden ser condicionadas por segundos o terceros. Toda idea debe ser contrastada con su factibilidad, y condiciones de beneficio para nosotros mismos. No a todos nos benefician algunas medidas por igual.

“Aprovecharte de la necesidad de los demás”, ¿Buen negocio o mal negocio?

Encontrar una necesidad y satisfacerla no es malo. Ya lo decía Adam Smith, el padre de la ciencia económica, que cada persona (comerciante) busca su beneficio propio y la suma de estos se convierte en el beneficio social.

“Tengo que gastar menos”, ¿verdad o mentira?

Podría resultar contraproducente la idea. Lo importante es sincerar nuestros gastos, determinar los fijos, el ahorro y los variables. A raíz de allí, es más oportuno definir una cantidad de gastos variables para nuestro disfrute. De hacerlo, evitaremos gastar más a partir del enojo o frustración por no permitirnos ciertos gustos.

Comprar en ofertas es ahorrar… ¿Afirmativo o negativo?

Debes ser inteligente para no caer en las siguientes trampas y terminar llevándote productos que no necesitabas, o que realmente no tenían una rebaja atractiva. Te dejamos tres ideas para evaluar estas promociones:

  • Los días limitados de rebajas crean la sensación de escasez y la urgencia por comprar, con lo cual reflexionas menos al escoger la mercancía.
  • Las cosas presentadas como gratis o en rebaja pueden llevarte a comprar el artículo acompañante, tal vez con un sobreprecio.
  • El consumidor no tiende a fijarse más en el primer número de un precio que en el del final y cometer el error de creer que un producto está en gran rebaja.

“Mi casa es una inversión”, depende del ojo que lo ve…

Robert Kiyosaki, autor de Padre rico, padre pobre, dice que las personas tienden a gastar de más al comprar una casa pensando en un beneficio para sus nietos. Las casas generan costos de mantenimiento, servicios e impuestos. Es mejor invertir el dinero en otros instrumentos y para metas personales.

En este punto no estamos en contra de invertir en un inmueble, lo importante es poder proyectar la inversión a mediano plazo, sin que el cumplimiento de las cuotas vaya en detrimento de un mínimo de calidad de vida.

Vía: expansion.mx

Sobre Fernando G 171 Artículos
Escritor y Comunicador, escribe en Pymex desde el 2016. Le gustan los temas políticos y de emprendimiento de pymes.

Artículos Relacionados