Coworking en Lima; alquiler de oficinas compartidas


Los espacios de trabajo han despertado el interés de inversionistas y nuevos inquilinos en la capital. ¿Cuáles son sus ventajas? El coworking es una tendencia mundial que ha llegado al Perú para quedarse. No es solamente un entorno físico donde profesionales independientes, pequeños emprendedores, se reúnen para trabajar con la meta

Ver artículo completo

Los espacios de trabajo han despertado el interés de inversionistas y nuevos inquilinos en la capital. ¿Cuáles son sus ventajas?

El coworking es una tendencia mundial que ha llegado al Perú para quedarse. No es solamente un entorno físico donde profesionales independientes, pequeños emprendedores, se reúnen para trabajar con la meta de compartir gastos y romper el aislamiento, sino se trata de pertenecer a una comunidad de individuos que están abiertos a intercambiar ideas, proyectos y conocimiento.

El término coworking fue usado por primera vez en el 2006 por Brad Neuberg, un joven programador que trabajaba como freelance y que alquiló un espacio en un edificio de San Francisco, California, y creó una nueva manera de trabajar: reunió en ese lugar a colegas que trabajaban aislados para diversos empleadores y querían compartir ideas y proyectos.

Hoy, para los miembros de estos espacios compartidos, la ventaja es evitar los altos costos implementación (lo que reduce los costos de alquiler respecto al de una oficina tradicional hasta en un 25%), y donde se incrementa las competencias de las personas y se aumentan sus ingresos producto de esta economía colaborativa hasta en un 40%.

Coworking en Lima

A diferencia de lo que sucede en grandes ciudades como Londres, París o Nueva York, el uso del término coworking en el Perú es relativamente nuevo. A juicio de Ernesto De Olazával, cofundador y gerente general de Comunal Coworking, recién se empezó con este formato laboral desde hace 5 años aproximadamente.

En todo caso, pese a su reciente incursión, el ‘coworking’ ha venido ganando terreno a pasos agigantados en Lima, al punto que son ya muchas empresas que hoy forman parte de este nuevo segmento, dentro del mercado de oficinas corporativas en la capital. Así que, ¿en dónde están?

Según Binswanger Perú, existen más de 40 oficinas coworking que se encuentra especialmente en dos distritos que resaltan con protagonismo: Miraflores y San Isidro, que cubren más del 70% de los espacios coworking en Lima.

A ambos distritos se suman  Surco, Barranco, Pueblo Libre, Lince, Surquillo y Magdalena, en cuyo inventario destaca el desarrollo de tales espacios colaborativos. Pero, ¿A qué obedece el éxito que viene cosechando el espacio coworking?

Para Ana María Castro, country manager para Perú y Ecuador de Regus, en una entrevista a Elcomercio.pe,señala que su evolución positiva responde a las necesidades de las empresas “de todo tamaño” por contar con soluciones flexibles que les permitan a minimizar posibles riesgos.

Bajo esa línea, los espacios ‘coworking no solamente son demandados por profesionales independientes o ‘startups’, como eran en sus comienzos, sino que puede expandirse a profesionales de pequeñas y medianas empresas.

En el caso de Regus, el mayor proveedor global de espacios flexibles de trabajo, a fines del 2017 inauguró su centro número ocho: Lima Central Tower, que está ubicado en el distrito de Surco, en una ubicación estratégica para los negocios y los ejecutivos de la zona donde el costo de una oficina coworking van desde 11 dólares mensuales por empleado.

Vía: gestion.pe/elcomercio.pe

Articulos Relacionados

Sobre Pedro O 32350 Artículos
Editor en Pymex desde 2014