Cómo montar un negocio de ferretería en el Perú


¿Tienes la intención y el dinero para abrir un negocio, pero no tienes la menor idea de cuál podría ser la mejor opción? Te contamos por qué una ferretería es un negocio rentable.

Ver artículo completo

¿Tienes la intención y el dinero para abrir un negocio, pero no tienes la menor idea de cuál podría ser la mejor opción? Te contamos por qué una ferretería es un negocio rentable.

Montar una ferretería es una gran oportunidad de negocio para emprendedores que desean aprovechar un sector que, a pesar de los avances de la tecnología, aún ofrece un interesante margen de rentabilidad.

Para ello, se deben considerar 2 aspectos básicos para abrir este tipo de negocio: los trámites legales para su registro y características del local, su organización y funcionamiento.

Cómo registrar una ferretería

Para abrir legalmente una ferretería en Perú hay que seguir los pasos habituales para una pequeña empresa, es decir:

  • Creación de la empresa como Persona Natural o Persona Jurídica.
  • Inscribirse en la Sunat y acogerse a un Régimen Tributario.
  • Poner a los trabajadores en Planilla y acogerse a la Ley MYPE.
  • Obtener la Licencia Municipal de Funcionamiento.

En este sentido, como negocio pequeño, hay que considerar la inscripción en la Sunat como Persona Natural de modo de ingresar al Nuevo RUS (Régimen Único Simplificado) en la medida en que las ventas estimadas no superen los S/. 30,000.

Cómo funciona una ferretería

Luego que se hayan cumplido con los requisitos legales, llega el momento de organizar el negocio propiamente dicho, con la planificación del local, sus dimensiones, provisión de mercadería y logística, entre otros aspectos.

Local: una ferretería necesita de un lugar suficiente para almacenar las herramientas, materiales, equipos y demás elementos del negocio. Si bien un tamaño ideal sería de alrededor de 20,000 metros cuadrados, también se puede comenzar con un local menor.

Mercadería: esto es central y se puede diferenciarse con otros negocios del ramo al especializarse en algún tipo de herramientas o materiales. En cualquier caso, lo importante es contar con un surtido amplio y un buen programa para mantener organizado el depósito.

Logística: el depósito es central para toda la estructura del negocio, puesto que debe contar con una reserva permanente de materiales, ya que las necesidades del cliente normalmente son inmediatas. Esto lleva al próximo punto, la inversión en stock.

Depósito: aunque va a depender del tamaño del negocio, la inversión inicial varía entre los US$10.000 y US$ 40.000, monto destinado a las herramientas y materiales únicamente, por el hecho que estos artículos tienen normalmente un valor elevado.

Proveedores: serán estos los que “alimentarán” el depósito para que se pueda responder adecuadamente a los clientes que llegan al local. Se necesita hacer un buen estudio de mercado para encontrar los mejores precios y las mejores referencias de confiabilidad.

Los clientes: si bien la localización (preferentemente en zonas de bastante movimiento de personas, cerca de supermercados, edificios residenciales y similares) ayudará para el éxito del negocio, es importante que se haga conocer el negocio en lugares donde se esté construyendo, en barrios nuevos y en comercios en general, donde se podrá fidelizar a potenciales clientes.

Con estas simples ideas, el emprendedor tendrá lo básico para montar su primer ferretería y aprovechar los márgenes de rentabilidad del negocio para luego potenciar el negocio.

Vía: destinonegocio.com/emprender-facil.com

Articulos Relacionados

Sobre Pedro O 31936 Artículos
Editor en Pymex desde 2014