Cómo este multimillonario enseñó a sus hijos a invertir


Se trata de Kevin O’Leary, un empresario, inversionista, escritor y celebridad de televisión que ha logrado amasar una gran fortuna.

Kevin O’Leary, uno de los jueces del famoso programa televisivo estadounidense "Shark Tank"; es un talentoso hombre de negocios, emprendedor, inversionista y co-fundador de O’Leary Funds, y cuya fortuna se•••

Ver artículo completo

Se trata de Kevin O’Leary, un empresario, inversionista, escritor y celebridad de televisión que ha logrado amasar una gran fortuna.

Kevin O’Leary, uno de los jueces del famoso programa televisivo estadounidense “Shark Tank”; es un talentoso hombre de negocios, emprendedor, inversionista y co-fundador de O’Leary Funds, y cuya fortuna se estima en 500 millones de dólares.

Cuando era muy joven alguien lo contrató para que trabajara en una heladería, de la cual fue despedido al poco tiempo. Esto evidentemente lo afectó profundamente, pero se propuso a no trabajar para nadie más nuevamente.

Mr. Wonderful” como es conocido en el mundo de los negocios, nació en Montreal, Quebec, hijo de padres divorciados cuando él era un niño, lo que originó que su madre trabajabase como costurera, por lo que Kevin se vio obligado a trabajar después de salir del colegio para poder complementar los ingresos de la casa.

Finalmente llegó a la universidad y obtuvo un MBA de la Escuela de Negocios de Ivey. Luego, Kevin y otros dos amigos que conoció en la universidad, decidieron crear su primer negocio, una compañía de producción de televisión que no llegó a tener mucho éxito, aunque consiguieron venderla por 75,000 dólares, lo cual les dejó 25.000 dólares por cabeza.

Empleó ese dinero para iniciar su segundo negocio en el sótano de su casa: la compañía era SoftKey Software Products; una empresa sí comenzó a despegar rápido la cual le abrió las puertas al mundo de los negocios y las inversiones. Por cierto, siempre señala que “nunca eres demasiado joven para aprender sobre el dinero”.

Cómo ganar dinero

En una entrevista con la cadena CNBC, Kevin O’Leary señaló en particular una lección que los niños deben aprender lo antes posible: enseñarles el poder de la capitalización, o cómo ganar dinero mientras se duerme.

Y es algo que le enseñó a sus propios hijos, Trevor y Savannah, ambos ahora en sus 20 años, cuando tenían solo 5 o 6 años, a quienes les decía: “Miren, van a recibir regalos de sus amigos y de sus abuelos y para su cumpleaños, pero, ¿qué tal si los guardan? ¿qué tal si los dejamos de lado con la idea de que si inviertes tu dinero crecerá mientras duermes?”.

De hecho, con la capitalización, cuando se invierte dinero en algo así como un fondo indexado, se ve un retorno de ese dinero cada año, a medida que las acciones en el fondo aumentan su valor.

Luego, al año siguiente, la cantidad de dinero gana compuestos, lo que significa que se verá un retorno tanto en su inversión inicial como en la rentabilidad adicional que ya aportó el año anterior.

Por ejemplo, si se ha invertido US$1,000 en un fondo de índice, y se ve un rendimiento anual del 10 por ciento, se ganaría US$1,100 el primer año. Un 10 por ciento de retorno sobre esa cantidad el próximo año convertiría la inversión en US$1,210.

Y para enseñar a sus hijos sobre la capitalización, O’Leary compró un cofre de vidrio (para que pudieran ver cuánto había dentro) y agregó unos centavos cada noche mientras dormían. “La idea era que se despertaran y vieran que había más allí. Eso fue para que entendieran el concepto de interés compuesto“, asegura O’Leary.

El objetivo era mostrar que absorber dinero y ponerlo en una inversión que crece puede tener beneficios a largo plazo, en lugar de solo ver los beneficios a corto plazo del gasto. “Lo entendieron muy temprano y ahora son inversores bastante buenos. Entienden la idea de que el dinero hace dinero. Y cuando lo gastas, matas ese dinero”, dice orgulloso.

Vía: ectvplaymag.com


Articulos Relacionados

Sobre Pedro O 32389 Artículos
Editor en Pymex desde 2014