Cómo ahorrar con el método de la transferencia automática

Muchas personas no han desarrollado la disciplina de ahorrar, por lo que este método les cae como anillo al dedo.

Ver artículo completo

Muchas personas no han desarrollado la disciplina de ahorrar, por lo que este método les cae como anillo al dedo.

ahorrar-dinero

Si lo que se buscas es la manera de ahorrar dinero, uno de los métodos más interesantes es poner en ejecución una transferencia automática, para colocar cada mes una cierta cantidad en una cuenta de ahorros.

Este método funciona bien, sobre todo si se hace un diagnóstico completo de los gastos y se prepara un presupuesto.

¿Por qué hacer una transferencia automática?

Supongamos que se tienen unos ingresos fijos, como un sueldo o una pensión. Normalmente, se recibe esta cantidad cada mes en una cuenta bancaria. El problema es que a partir del momento en que el dinero está disponible, se podría tener la tentación de gastarlo, simplemente porque se lo tienes.

Por eso que se debe establecer una transferencia automática que permite “proteger” una parte del dinero, colocándolo en una cuenta de ahorro que no se podrá gastar directamente con la tarjeta bancaria.

¿Cómo hacer una transferencia automática?

Si se tiene el servicio de banca online, es muy sencillo. Tan solo se abre otra cuenta, y luego se pone en marcha una transferencia mensual automática con un importe determinado. Si no se está muy seguro de cómo proceder se puede llamar a la asistencia en línea del banco o ir a una oficina para que lo activen.

Te puede interesar: Cómo ahorrar dinero con el método de los cántaros

¿En qué fecha hacer la transferencia?

Lo ideal es hacerlo después de haber recibido la nómina, para limitar el tiempo durante el cual el dinero que se quiere ahorrar está disponible para ser gastado. Sin embargo, a veces las empresas pagan un poco más tarde de lo previsto, así que será mejor dejar un plazo de dos o tres días entre el momento del cobro habitual y la transferencia automática.

¿Qué importe poner?

Es una pregunta clave. Por un lado, si se pone una cantidad muy pequeña, apenas se ahorrará. Por otro lado, si se pone una cantidad demasiado alta, es posible que no se tenga suficiente dinero en cuenta para pagar algunos gastos importantes, lo que podría ocasionar intereses. La recomendación es analizar el estilo de vida, los principales gastos, y determinar una cantidad. Así ya se comienza a guardar dinero en la cuenta de ahorros, pero solo es el principio.

Estudiar el presupuesto

La segunda fase es un análisis mucho más completo de los gastos. Veamos:

  • Revisar sobre varios meses los gastos, ayudándose de los tus extractos del banco, de los tickets de compra que se haya guardado y cualquier otro seguimiento que se tenga.
  • Determinar cuáles son los gastos fijos recurrentes (alquiler, luz, agua, teléfono, supermercado, gasolina, ropa…). Son los gastos que se tiene que hacer cada mes con el estilo de vida actual. Hacer una media y sumarle un 25% por tener cierto margen.
  • Determinar cuáles son los gastos variables, que normalmente tendrán mucho que ver con el ocio (restaurante, conciertos, cine, bares, discotecas, viajes, etc). Es bastante más difícil determinar una media en este caso, pero se puede elegir qué importe mensual es razonable gastarte en este apartado.
  • Restar estos dos importes de lo que se cobra mensualmente después de impuestos, y saldrá la cantidad que podría ahorrarse cada mes. Este importe calculado con datos más precisos normalmente permitirán poner un importe mayor para la transferencia automática.

Vía: ideasyahorro.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Sobre Pedro O 28303 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Artículos Relacionados