4 consejos para acabar con tu elevada deuda estudiantil

deuda estudiantil

Para algunos, comienzan las clases universitarias, y para otros, terminan; pero con el diploma vienen las deudas. ¿Cuál es la mejor manera de pagar una deuda estudiantil?

En la web de CNN Español, se relata el caso de Jessica Elberfeld, de 29 años, quien ha pagado más de 100 mil dólares de sus préstamos escolares desde que se graduó de la universidad hace siete años y terminará de pagarlos por completo al finalizar el año.

Elberfeld admite que no apreció la gravedad de la situación cuando pidió prestado el dinero, ya que sacar un préstamo parecía un mal necesario con el fin de obtener su título. No tenía beca y tampoco calificó para recibir ayuda financiera, por lo que ella era la única responsable de pagar el costo total de la matrícula.

El deudor promedio en EEUU egresa de la escuela debiendo 28.940 dólares en préstamos estudiantiles. Pero Elberfeld había pedido préstamos por 68.500 dólares. Con los intereses, el total que adeudaba subió a más de seis cifras.

Ella cursó los dos primeros años en un colegio comunitario con beca antes de pasarse a una universidad privada más cara, poniéndose a trabajar medio tiempo para financiar algunos gastos. Con todo, tuvo que pedir prestados unos 34.000 dólares al año para cubrir la matrícula y el alquiler.

Te puede interesar: 10 hábitos “zen” para salir de las deudas

Aunque pudo haber terminado sus últimos dos años en una universidad más asequible, su objetivo era entrar en el negocio de la música y la Universidad de Belmont, ubicada en Nashville, que ofrece programas específicos para aquellos que quieren trabajar en la industria.

Elberfeld no se arrepiente de sus decisiones, aunque escribió en su blog que otros chicos que estudien todas las opciones antes de “entregar su libertad para asistir a la universidad a la que creen que deben ir”.

Los préstamos a bajo interés del gobierno federal tienen un tope de cerca de 5.000 dólares al año, por lo que Elberfeld se vio atrapada en costosos préstamos privados para completar la diferencia, a tasas de interés de entre 8,25% y 10,75%. Ella ya ha pagado 32.400 dólares más de lo que pidió prestado.

Sea como sea, Elberfeld está logrando saldarla. Así es como lo logró.

1. Buscar más ingresos

A pesar de conseguir un trabajo el día que se graduó,  ella sólo podía hacer los pagos de los intereses, por lo que el saldo de su deuda continuó creciendo. Encontró un nuevo trabajo en ventas corporativas con un salario de 20.000 dólares, más beneficios. También conservó el trabajo que tenía en la universidad como camarera en el Wildhorse Saloon. Lo cierto es que ella destinó más de la mitad de su ingreso neto a pagar sus préstamos estudiantiles. En promedio, ha pagado 2.509 dólares al mes durante el año pasado.

2. Ceñirse a un presupuseto sin hacer trampa

El presupuesto de Elberfeld es una obra de arte. En una hoja de cálculo no sólo tiene un presupuesto para los conceptos de mayor precio como el alquiler y el seguro del automóvil, también para la comida rápida Las bebidas en los bares se cuentan por separado del vino que compra para casa. También tiene una categoría para cualquier alimento que compre en el trabajo. Elberfeld siempre ha compartido vivienda para reducir el alquiler. Encontrar una habitación en una casa, en lugar de un apartamento o condominio, le ha ahorrado dinero.

3. Elegir un préstamo para pagar primero

Si se puede permitirse pagar más del mínimo requerido por los préstamos, ¿cómo elegir a cuál(es) destinar el dinero extra? Hay dos modos de decidir. El “método bola de nieve” el cual señala que se debe pagar primero el préstamo con el menor saldo, porque así se gana impulso para hacer frente a los más grandes más adelante. Luego, el “método avalancha” donde primero se debe pagar el que tiene las mayores tasas de interés y es el que tiene más sentido en términos matemáticos, ya que se terminará pagando menos en intereses. Elberfeld eligió el método bola de nieve, centrándose en el préstamo más pequeño primero. De esa manera ella podría terminar de pagar por completo al menos uno de sus préstamos con bastante rapidez.

4. Si un banco no refinancia los préstamos, intentarlo más adelante

Tan pronto como se graduó, Elberfeld trató de refinanciar sus deudas 11 veces. Pero su ingreso era muy pequeño y su carga de deuda muy grande. Ningún prestamista refinanciaba sus préstamos, hasta abril del 2015, casi seis años después de graduarse. En ese momento le quedaba una deuda pendiente de 43.000 dólares y ganaba más dinero que cuando egresó de la universidad. Finalmente, Citizens Bank consolidó sus préstamos y recortó sus tasas de interés en un 5%.

Vía: cnnespanol.com
Foto: telemundo.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Pedro O
Sobre Pedro O 27397 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Artículos Relacionados