¿Sabías que la factura negociable es una garantía para los préstamos bancarios?

Ahora este documento permite a los empresarios de las medianas y pequeñas empresas a tener acceso al financiamiento para sus proyectos. Aquí ofrecemos las pautas para lograr introducirse al sistema financiero con éxito.

Ver artículo completo

Son muchos los obstáculos que pasa un emprendedor para tener acceso al crédito, más aún, si no ve la manera de cómo tener un buen historial crediticio. Pero existe una valiosa herramienta: la factura negociable.

Se trata del documento que permite a los empresarios de las medianas y pequeñas empresas ver la manera de cómo tener acceso a una mayor liquidez, además de compenetrarlos al sistema financiero.

Así que la factura negociable es un título valor que se extiende en favor de una persona, luego de haberse realizado una venta de bienes o servicios al crédito. Actualmente, su uso es obligatorio en todas las Mypes que tienen un facturación anual de hasta 2,300 Unidades Impositivas Tributarias (UIT).

Una de las características es que tiene mérito ejecutivo; es decir, que el documento puede ser cobrado por vía judicial, además es endosable por lo que la deuda se traslada a otra entidad.

O en otras palabras, se puede venderla a un banco que ofrezca los mejores productos de factoring y que pagará el importe de la factura, aplicando una tasa de descuento debido a que tal entidad asumirá todo los riesgos en la cobranza.

Por eso que toda Mype obtiene el doble beneficio de no cobrar la deuda y obtener inmediata liquidez. A ello se agrega que la factura negociable puede servir como una garantía para los préstamos bancarios.

Así funciona

Veamos el caso de una empresa que vende ropa y que hace las ofertas respectivas a un cliente potencial que acepta las compras, pero solicita que el pago sea en 90 días. Entonces, el emprendedor le emite una factura negociable con las características que exige la ley (puede ser electrónica o física).

Así que con esa factura se puede ir a una entidad financiera para presentarla como una garantía para obtener el financiamiento. De esta forma, no solamente se cierra la venta, sino que se puede producir no solamente con el dinero, sino con la deuda de corto plazo.

Hay que saber también que si se hace endose de la factura en el sistema financiero, la empresa empieza a tener su propio historial crediticio, lo cual hará que los bancos y las financieras lo vean como sujeto de crédito y comiencen a darle ofertas de productos financieros.

Vía: peru.contable.com

Sobre Pedro O 28482 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Artículos Relacionados