¿Cuál es el verdadero enemigo de nuestro bolsillo?

¿Alguna vez te has preguntado cuál es el verdadero enemigo de nuestro bolsillo? Aquí te daremos algunas pistas para que sepas con exactitud contra quién debes luchar.

Ver artículo completo

La mayoría de las personas tienen un problema a la hora de tener unas finanzas estables, especialmente porque no tienen idea de a dónde se va el dinero apenas lo reciben. Muchos mantienen la firme teoría de que el dinero es como agua que se escurre entre nuestros dedos y que, en realidad, no podemos contenerlo. Sin embargo, existen algunos enemigos que pueden ser los causantes de este problema. ¿Quieres saber cuáles son?

¿Gasto más de lo que gano?

Muchas personas se ven en la situación de que, justo antes de recibir el cobro mensual o quincenal de su trabajo, ya están pensando en qué deben o quieren gastarlo. Esta es la principal razón por la que las cuentas, sin importar qué tan alto sean los ingresos mensuales, terminan en rojo antes de que finalice el mes. Este es un tema que afecta especialmente a las finanzas, dando golpes bastante bajos.

¿Muchas deudas?

Otro problema que afecta especialmente al a nuestro bolsillo es el tema de las deudas. Muchas personas, en medio de su desesperación, intentan encontrar un salvavidas que los pueda ayudar a sobrellevar un mes sin dinero, es por ello que recurren a los constantes préstamos, quedando con grandes pesos y responsabilidades con las que no pueden cargar.

Haciendo esto todos los meses, lo único que logran es disminuir considerablemente sus ingresos.

¿Quién es el verdadero enemigo?

Al revisar cada punto que se expuso anteriormente, nos percatamos de que solo existe un enemigo fatal para nuestras finanzas: nosotros mismos. La toma de malas decisiones, acompañado con nuestro conocimiento casi nulo sobre el ahorro nos lleva a un abismo de descontrol financiero que nos puede arruinar por completo. Es por ello que, si te has percatado de ello, debes parar ahora mismo.

Ser consciente es el primer paso, ahora solo te toca comenzar a combatirlo. El ahorro es un excelente comienzo para estos casos.

Artículos Relacionados