¿Cuál es la diferencia entre un fondo de amortización y un fondo de emergencia?


El fondo de amortización y el fondo de emergencia son dos formas diferentes en que se puede ahorrar para cubrir grandes gastos.

Algunos gastos los conocemos y sabemos que llegarán, aunque no siempre sepamos exactamente cuándo.

Por ejemplo, se sabe que se necesita reemplazar los frenos del auto, pero no estamos seguros•••

Ver artículo completo

El fondo de amortización y el fondo de emergencia son dos formas diferentes en que se puede ahorrar para cubrir grandes gastos.

Algunos gastos los conocemos y sabemos que llegarán, aunque no siempre sepamos exactamente cuándo. Por ejemplo, se sabe que se necesita reemplazar los frenos del auto, pero no estamos seguros de cuándo necesitarás el dinero.

Para cubrir este gasto se puede utilizar un fondo de amortización mediante la asignación de una cantidad cada mes para cubrirlo. Un fondo de emergencia, por el contrario, está diseñado para cubrir gastos inesperados o la pérdida de empleo.

Te puede interesar: 3 razones para crear tu fondo de emergencia

El fondo de emergencia

Cada persona debe tener un fondo de ahorro para emergencias que cubra como mínimo 3 meses de gastos para cubrir las facturas inesperadas o como colchón para poder cubrir los gastos en caso de perder la fuente de ingresos.

Aunque tres meses es lo mínimo, se debe trabajar en construir un fondo de emergencia de 6 meses a un año de gastos.

Los fondos de emergencias se utilizan para cubrir los gastos inesperados que pueden presentarse. Esto podría ser una reparación del auto inesperada, una emergencia médica o un vuelo de emergencia a casa de tus padres por defunción o enfermedad.

El fondo de amortización

Al configurar un fondo de amortización, básicamente estás ahorrando dinero para cubrir un gasto próximo. Esto puede ser la compra de un coche nuevo, salir de vacaciones, remplazar la lavadora o reparar el techo de la casa.

Aunque el fondo de emergencia se puede configurar en una sola cuenta, los fondos de amortización es mejor mantenerlos en cantidades separadas para cada meta. Esto se puede hacer en una hoja de cálculo Excel o en un software donde llevas tu presupuesto. Esto te permite ver cuánto has reservado para cada categoría y también mantiene el dinero separado de tus transacciones diarias.

Y cuanto más tiempo se lleva un presupuesto haciendo seguimiento a los gastos, mejor se pueden ver los gastos que se debe hacer próximamente. Si se cambia los anteojos todos los años, hay que planificar para ellas cada año. Si se conduce un auto viejo es necesario dejar de lado el dinero para cubrir el costo de futuras reparaciones.

Con el tiempo seremos capaces de llevar el presupuesto tan bien que solamente se tenga que usar tu fondo de emergencia si se ha perdido el trabajo o se tiene una gran catástrofe, y se va a poder utilizar el fondo de amortización para cubrir las compras.

Vía: respaldofinanciero.com
Foto: prestadero.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Articulos Relacionados

Sobre Pedro O 32297 Artículos
Editor en Pymex desde 2014