Cómo obtener financiamiento con facturas electrónicas

¿Sabías que estos documentos también pueden usarse como financiamiento para obtener flujo de capital rápidamente?

Todo emprendedor debe saber que la factura electrónica es un recurso que ofrece beneficios a las empresas en la optimización y aceleración de procesos, por lo cual muchos lo vienen implementando.

Y si se trata de obtener recursos, hay que saber que el proceso para la obtención de liquidez mediante el uso de facturas electrónicas se llama factoring electrónico, que consiste en la venta de dichas facturas a entidades financieras para cobrarlas anticipadamente a cambio de renunciar a un porcentaje, que es la tasa de factoraje.

Entonces, ¿cómo puede una empresa acceder a un proceso de factoring electrónico?, ¿qué es lo que se debe hacer? A continuación, ofrecemos 6 consejos para obtener el financiamiento por esa vía:

1. Usar facturas electrónicas

Al ser validado en la web por la Sunat, este recurso es mucho más confiable que una factura física y evidencia la persona es responsable con sus obligaciones tributarias. Ello hace a la empresa más atractiva para acceder al factoring. Igualmente, la factura electrónica permite una verificación y seguimiento más simple de las cuentas por cobrar, lo que es importante para acceder al financiamiento.

2. Tener un historial crediticio saludable

Uno de los requisitos que toman en cuenta las entidades financieras para otorgar financiamiento es contar con un historial crediticio positivo, pues mantener las deudas demuestran el incumplimiento de los compromisos financieros de la empresa.

3. Evitar las cuentas “incobrables”

Es importante hacer un seguimiento de las facturas emitidas para determinar las cuentas por cobrar y las pagadas. Por eso hay que asegurarse siempre que los clientes tengan el capital suficiente para cancelar la deuda que registra una factura, pues influye en la tasa de pago al momento de recurrir al factoring.

4. Ofrecer facturas

Antes de recurrir al factoring, hay que tener en cuenta el monto que se quiere obtener al momento de vender las facturas. Lo recomendable es que cada factura tenga un valor considerable, atractivo para el banco y que vaya acorde al capital que se necesita para la empresa. Se debe considerar también que la entidad financiera reduce un porcentaje del monto de la factura, dependiendo del riesgo de pago que está puede tener.

5. Negociar una buena tasa

La tasa es clave tanto para el banco como para el empresario que ofrece las facturas, pues de ella dependerá cuál es monto que recibirán ambas partes producto del proceso de factoring. Para el empresario, lo importante es tener todo en regla para obtener una buena tasa, la cual suele ser aproximadamente del 20%.

6. Elegir al proveedor más adecuado

Se puede acceder al factoring con los bancos o financieras, pero en el caso del factoring electrónico existen otras opciones, como optar por un Proveedor de Servicios Electrónicos (PSE), para lo cual es importante verificar si el PSE está autorizado por la entidad regulatoria correspondiente.

Vía: perucontable.com

Artículos Relacionados