5 pasos para llevar la Contabilidad de tu negocio

Un buen manejo de las finanzas del negocio es clave para sobrevivir a la difícil economía en la que se vive y a la propia competencia que se encuentra en la industria.

Por eso que es importante ser cuidadoso con las decisiones financieras desde el principio, pues no solamente se trata de tener la idea de empezar un negocio. Y es que toda compañía necesita una estructura financiera sólida que le genere ganancias para realmente ser un negocio rentable.

Entonces, si se tiene la contabilidad bajo control es vital para el éxito de la empresa compañía.¿Así que estás listo para aprender a llevar la Contabilidad del negocio? Aquí te mostramos los pasos a seguir para hacerlo acertadamente:

1. Tener un programa de facturación

Este programa de facturación no solamente permite una mejor gestión y control de los ingresos y gastos y de los impuestos que se paga, sino que permite llevar a cabo proyecciones de negocio más precisas e informes sobre la situación financiera.

2. Llevar un registro de los ingresos

Quizás los clientes pagarán por ingreso a cuenta o efectivo, dependiendo del tipo de negocio que se tenga. Sea como fuere, es bueno que se guarde una copia de la operación para llevar al día lo que entra en caja. Se recomienda cronológicamente ordenarlo (por mes) o por orden alfabético de cliente.

3. Llevar un registro de los gastos

Se trata de la otra cara de la moneda del apartado anterior. Como emprendedor no sólo es bueno llevar un registro de gastos, sino que también se organice por categorías. Por ejemplo: gastos de márketing, gastos de ventas; de oficina, instalaciones y edificios (alquiler, costes de agua, luz, teléfono e internet, etc.); compra de existencias (materias primas y bienes acabados) etc.

4. Llevar un registro de impuestos

Cualquier actividad empresarial está sujeta a impuestos. Así que los emprendedores deben presentar diferentes modelos de declaración fiscal a Sunat (IGV, declaración del impuesto a la renta, impuesto predial, de alcabala, etc.) dentro de un calendario prefijado. Se recomienda tener una carpeta donde se vayan registrando los diferentes impuestos que luego has de declarar en los diferentes modelos para cuando llegue la fecha de presentarlos.

5. Ahorrar tiempo también es ahorrar dinero

Hay que dedicar algunos minutos al mes para poner al día todo el papeleo contable. No hay que procranistar y dejarlo para el final de cada semestre, por ejemplo. Esto significará un ahorro de tiempo, pues el papeleo que se tiene que poner en orden será menor y permitirá tener una idea clara del estado de la contabilidad del negocio.

Vía: emprendedores.es

Artículos Relacionados