El vendedor de libros: historia real


Las oportunidades llegan, y cuando llegan debes estar preparado.

La historia que voy a contarte es una historia real y verídica.

Es la historia de el vendedor de libros.

En el 2003 me invitaron a un seminario sobre negocios al cual asistí.

Siempre me ha interesado el tema así que fui sin reservas y sabía que siempre habría algo que aprender.

Al final de la charla encontré en el lobby del hotel una mesa donde estaban vendiendo libros con temas de negocios.

Hubo un libro en especial que llamó mi atención, su nombre era "Padre Rico, Padre Pobre" y tenía un•••

Ver artículo completo

Las oportunidades llegan, y cuando llegan debes estar preparado. La historia que voy a contarte es una historia real y verídica. Es la historia de el vendedor de libros.

En el 2003 me invitaron a un seminario sobre negocios al cual asistí. Siempre me ha interesado el tema así que fui sin reservas y sabía que siempre habría algo que aprender. Al final de la charla encontré en el lobby del hotel una mesa donde estaban vendiendo libros con temas de negocios.

Hubo un libro en especial que llamó mi atención, su nombre era “Padre Rico, Padre Pobre” y tenía un eslogan que sacudió mi cerebro: “lo que los ricos enseñan a sus hijos, que la clase media y pobre NO”.

Lo compre instantánamente. Necesitaba ansiosamente saber que había en esas páginas. Llegue a casa y esa misma noche comencé a leerlo. Casi no pude detenerme y creo que lo leí en 2 o 3 días, no lo recuerdo muy bien. Si lo has leído sabrás que es un libro fascinante por la forma como puede transformar nuestra forma de ver el dinero, los negocios y a nosotros mismos.

Al terminar de leerlo, descubrí que había otro libro del mismo autor, Robert Kiyosaki que se llamaba “El Cuadrante de Flujo del Dinero”. Así que me propuse conseguirlo cuanto antes.

Para mi sorpresa, busqué en varias librerías de mi ciudad Guatemala y no lo encontré. De hecho, me parecía asombroso que para aquel entonces, ni siquiera conocían mucho del autor.

Conforme seguía mi búsqueda me parecía cada vez más increíble que nadie tuviera tan excelente serie de libros. Finalmente, después de varios días logré encontrar tan solo un par de ejemplares de “Padre Rico, Padre Pobre” pero en inglés en una sofisticada librería. No había más que eso.

Entonces me propuse buscar en Internet y logre ubicar una casa de publicaciones llamada Time Money Network que los tenía, excepto que no vendía por unidad sino que tendría que adquirir al menos una docena de libros. Para ese entonces mi obsesión por adquirir el segundo libro era tal que me decidí a traer una docena y pensé: “seguramente podré vender el resto de libros a mis amigos”.

Así que me puse en contacto con ellos, hice los arreglos para el pago y unos 15 días después tenía una docena de libros en mi oficina. Comencé a ofrecerlos y logré vender unos pocos. Para ser exacto, como nadie conocía del autor logré vender unos 3 libros. Y me tomó algunas semanas lograr vender un par más. Después de un mes y medio creo que había logrado vender unos 10 libros.

Y como el “Cuadrante de Flujo” también era excelente libro, decidí hacer otro pedido. Así que solicité otra docena. De nuevo, la venta no caminaba tan rápido así que decidí ir a la librería donde había visto los libros en inglés y ofrecércelos a precio de mayorista. Hice un mínimo ajuste en el precio y para mi sorpresa, se interesaron a ojos cerrados y en cuestión de una hora había vendido la docena completa de libros. Eso llamó mi atención y pensé que talvez ya el autor estaba comenzando a darse a conocer (sin imaginar yo realmente quién era Robert Kiyosaki).

Hice un tercer pedido. Una docena más y comencé a ofrecerla. De nuevo se vendía muy lentamente.

La Oportunidad

Semanas despúes, leyendo el periódico local de mi ciudad, descubrí una columna de un reconocido periodista de opinión que se titulaba “Padre Rico” y era un artículo referente a las extraordinarias enseñanzas de dicho libro. Sentí un poco de alivio pues por fin alguien había descubierto el mismo tesoro que yo tan solo unas semanas atrás.

Como yo tenía algunos libros disponibles y sabía que había muy poca disponibilidad en las librerías locales, le escribí un correo al periodista con mi teléfono y le hice saber que si alguien estaba interesado, yo tenía algunos libros disponibles.

La llamada tardo tan solo unos 10 minutos en llegar. Me habló y me dijo: “Hola, leí tu correo. Tengo a mucha gente preguntando por el libro y dicen que no se consigue en Guatemala. Cuantos puedes venderme.”Le dije: “tengo varios y puedo venderte los que necesites” (aunque solo tenía 12 pero tenía el contacto para traer más).

Me dijo: “Trato hecho, entonces les daré tu número a quienes llamen y vos les vendes.”Las llamadas comenzaron a llegar. El libro tenía un costo para mi de unos $7 dólares (incluyendo envío) y decidí venderlos a $20 dólares, puestos en la puerta de su casa. Para mi fortuna, ¡nadie regateo un centavo del precio! Vendí unos 15 libros en dos días y ofrecí a los demás interesados que podía entregarles su libro en 2 semanas si me anticipaban el 50% del valor.

Para resumir el final de la historia, vendí cerca de 150 libros de “Padre Rico, Padre Pobre” y me gané unos $1000 dólares en 3 semanas. Aún recuerdo esta historia con agrado pues fue un momento de bendición en el cual aproveché una oportunidad que llegó cuando yo estaba preparado.

Luego mantuve el contacto con Time Money Net por varios años, seguí trayendo libros de distintas clases como temas de negocios y motivacionales y seguí distribuyendo por varios años hasta que decidí seguir con otros negocios.

Talvez este no sea el super negocio que me cambió la vida. Pero si puedo decir con toda certeza que a las personas como yo que siempre hemos estado en búsqueda de oportunidades para hacer dinero extra, estas son verdaderas experiencias de oro.

Ah y por cierto, seguí comprando los libros de R. Kiyosaki y los he leído una y otra vez. Era lo menos que podía hacer en agradecimiento :)

*Publicado por Edwin Amaya  

Fuente: 1000ideasdenegocios

Articulos Relacionados

Sobre Pedro O 32461 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion