Cómo éstos “ángeles” podrían financiar tu startup

En Estados Unidos, Asia o Europa existen personas con excedentes de dinero que están a la caza de financiar un innovador emprendimiento o impulsar ideas que puedan escalar y convertirse en el próximo Facebook. A ellos se les conoce como los inversionistas ángeles. En el caso del Perú, se estima

Ver artículo completo

En Estados Unidos, Asia o Europa existen personas con excedentes de dinero que están a la caza de financiar un innovador emprendimiento o impulsar ideas que puedan escalar y convertirse en el próximo Facebook. A ellos se les conoce como los inversionistas ángeles.

En el caso del Perú, se estima que existe un centenar de inversionistas ángeles merodeando el firmamento emprendedor. Así que ahora ésta ola creciente de inversión celestial ha crecido y ya no solamente personas naturales optan por arriesgar su capital excedente en ideas de negocio de alto impacto, sino que han surgido nuevos actores, de corte institucional, que tienen el deseo de “apoyar” equipos con ideas de negocios rentables.

Se trata de fondos de venture capital (VC), y family offices (oficinas que gestionan las inversiones de familias de alto patrimonio) y corporaciones. Por eso que el potencial de financiar startups que pongan en valor los recursos por excelencia del país ( agricultura, gastronomía, biodiversidad y minería) los ha convencido para financiar negocios innovadores e impulsar ideas de emprendimiento.

Múltiples opciones

En el caso de los fondos, por ejemplo, se tiene a la aceleradora Angel Ventures Perú (AVP), con operaciones en la región que ha desarrollado dos tipos de fondos:

1. La de “semilla” (AVP Seed Fund I), con un compromiso de colocación de US$1,4 millones para los próximos cuatro años.

2. Y otro orientado a startups maduras, que agrupa a inversionistas con un solo ángel representante.

Y como explica Greg Mitchell, el gestor de AVP, quien es también presidente de la Asociación Peruana de Capital Emprendedor y Semilla (PECAP, por sus siglas en inglés), tal modelo fue usado para levantar US$40 mil para la startup de abastecimiento de bodegas Riqra y permite reducir el ticket de inversión hasta 5 mil dólares.

También se añaden a la lista los fondos de Salkatay Partners, Capia e Independiente SAFI, que ganaron el 2017 un concurso de Innóvate Perú para afinar su etapa preoperativa. El próximo semestre, el programa estatal lanzará un nuevo concurso para impulsar su etapa operativa, así que uno de estos tres fondos podrá recibir recursos de este concurso.

Familias & Corporaciones

En cuanto a la línea con tendencias globales, los “family-offices” comienzan también a tener un rol más protagónico en el ecosistema inversionista. Al respecto,  Alain Elías, director de la red de inversionistas ángeles del PAD de la Universidad de Piura, señala que se está identificando este tipo de inversión en emprendimiento como un activo más y que estas operaciones están tras clientes con fortunas de más de US$5 millones.

En este sentido, a juicio de Javier Salinas, director de Emprende UP, son varias  las corporaciones peruanas que buscan asimismo invertir en startups que añadan valor a sus operaciones. Tal es el caso de la inversión de medio millón de dólares en la startup de eventos Joinnus por parte del Grupo RPP.  En la lista ya se suman empresas como Rímac Seguros, Cementos Pacasmayo, Everis y Microsoft.

Reglas claras

Para tener todo bajo control, ahora las redes de inversionistas ángeles buscan reducir la incertidumbre que existe en las transacciones de alto impacto en un país con gran espíritu emprendedor, pero que tiene un alto ratio de fracaso.

Según el reporte Global Enterpreneurship Monitor (GEM) 2016-2017, uno de cada cuatro peruanos está involucrado en alguna actividad empresarial. Pero de las 853 empresas que se crean al día, 469 se cierran.

Bajo este escenario, la Asociación Peruana de Capital Semilla y Emprendedores (Pecap), que agrupa a cinco redes ángeles en el país, busca poner las bases para establecer reglas de juego de la actividad y así atraer a más actores al ecosistema.

La iniciativa nace por la definición de un modelo estándar de valorización de las operaciones y contratos de inyección de capital. Sobre estos últimos, Greg Mitchell, presidente del Pecap, asegura que son claves los términos económicos, el deseo de compartir información y las cláusulas para el caso cuando el emprendedor decida cerrar su empresa.

Vía: elcomercio.pe

Artículos Relacionados