7 consejos para transformar tu idea en una empresa

Sin duda que una idea por sí sola no vale nada.

Y es que ideas hay infinitas; tantas como personas que se esfuercen por pensar en una.

Pero, ¿Cuántas de esa ideas podríamos convertirlas en una exitosa oportunidad de negocio? Cómo convertir tu idea en una empresa 1.

- El 'business plan' como documento guía El plan de negocio no es un mero trámite para conseguir un crédito o una subvención.

El emprendedor debe utilizarlo como un documento de reflexión para plasmar las ideas, clarificarlas y pulirlas.

Una especie de autoanálisis permanente de tu enfoque de negocio.

2.

- Perfecciona tu idea…

Ver artículo completo

Sin duda que una idea por sí sola no vale nada. Y es que ideas hay infinitas; tantas como personas que se esfuercen por pensar en una.

Pero, ¿Cuántas de esa ideas podríamos convertirlas en una exitosa oportunidad de negocio?

  • Cómo convertir tu idea en una empresa

1.- El ‘business plan’ como documento guía

El plan de negocio no es un mero trámite para conseguir un crédito o una subvención.

El emprendedor debe utilizarlo como un documento de reflexión para plasmar las ideas, clarificarlas y pulirlas. Una especie de autoanálisis permanente de tu enfoque de negocio.

2.- Perfecciona tu idea

Puede que tú pienses que tu idea de negocio es la mejor del mundo, pero esta percepción puede no ser real. Antes de ponerla en marcha, compártela con el mayor número de personas posibles: expertos en el sector, profesionales, consumidores, amigos…

3.- Un estudio, a fondo, del mercado

Debes obtener la mayor información posible: estudios sectoriales de tu sector, información sobre la competencia, análisis de satisfacción de clientes, prospecciones de futuro, etc. Y aun así, con toda esta información, siempre es difícil acertar en las previsiones.

4.- ¿Qué hace la competencia?

Investiga quiénes serán los competidores con los que te disputarás el mercado.

Así sabrás si tienen un producto muy parecido al nuestro, en qué se diferencian, qué políticas de Marketing siguen, qué venden, a qué precio, con qué gastos, qué acciones comerciales desarrollan, etc.

5.- Busca tu propuesta de valor

En la medida de lo posible, intenta ofrecer algo que sólo tú poseas: calidad, originalidad, atención al público, servicio postventa… Una idea que vas a poder detectar investigando cuáles son los gustos, deseos y necesidades insatisfechas de tus clientes potenciales.

6.- Finanzas realistas

Debes realizar una previsión financiera realista. Asegúrate de que vas a tener un fondo de maniobra suficiente para los primeros meses de actividad. En la previsión de ventas es recomendable calcular un porcentaje de impagados.

7.- Prepara un buen Plan B

Prepárate para todas las eventualidades posibles . Por ello conviene que seas previsor y tengas preparados planes de acción para distintos posibles escenarios: optimista, moderado y pesimista.

Así dormirás un poco más tranquilo.
Vía: emprendedores.es

Articulos Relacionados