Los pensamientos que debes evitar con las deudas

Adquirir una deuda es muy fácil. Lo haces cuando no pagas a tiempo los servicios básicos, cuando contratas un plan telefónico, al financiar tu escuela, al usar tu tarjeta de crédito y, en la mayoría de los casos, al comprar una casa o un carro.

En general, creemos que las deudas son malas y pensamos que para solventarlas siempre debemos limitar nuestros gastos. Sin embargo, pensar así de las deudas nos predispone a tener varias creencias equivocadas.


El portal Forbes México desarrolla un contenido en torno a este tema, mediante el cual invitan a disipar algunos pensamientos negativos sobre las deudas, como por ejemplo que exclusivamente son necesarias en tiempos de emergencia, que son reflejo de mala planeación financiera y peor todavía, que son inservibles.

Sin embargo, a la hora de planear cómo salir de una deuda, todos estos pensamientos son inútiles, porque nos estresan y dejamos de lado el “lado humano”, el ¿por qué nos endeudamos en un momento determinado y qué obtuvimos de eso?

“Si no vemos estas decisiones en términos de su sentido humano -si no pensamos en los dólares en términos de felicidad, valor a futuro y paz mental- los números o el estado de cuenta del préstamo en nuestras cuentas bancarias se sienten abrumadoras y sin sentido”, escribe Chelsea Fagan, cofundadora de The Financial Diet, un sitio de finanzas personales para mujeres.

“Uno de los elementos primordiales en la ecuación para no tener deudas es pensar que el dinero que debes tiene un valor neutral. Sin importar tu estrategia individual para pagar lo que debes, la tarea no puede ser emocional”.

Cambiar tu actitud ante las deudas te ayudará a establecer una mejor estrategia para pagarlas a tiempo y sin estrés, y, sobre todo, para usarlas a tu favor cuando todo vaya bien y no solo en momentos de urgencia.

Humano, pero realista

Si es recomendable no perder de vista el lado humano de tus deudas, esto no significa que justifiques todo. Sé realista acerca de tu capacidad de pago y el estilo de vida que llevas de acuerdo con tus ingresos.

Una deuda puede ser sinónimo de un crédito educativo para avanzar en tu carrera, una casa para mejorar tu vida familiar, una herramienta para dar el siguiente paso en tu negocio.

Al abordar las cuentas, deja afuera lo emocional, date un respiro y planea cómo salir del problema.

Vía: Forbes México


Artículos Relacionados


Sobre Fernando G 154 Artículos
Escritor y Comunicador, escribe en Pymex desde el 2016. Le gustan los temas políticos y de emprendimiento de pymes.