Cosas que debes saber antes de abrir tu primera cuenta bancaria

Quizás ya te encuentres a punto de abrir una cuenta bancaria por primera vez. Pero, toma nota de estos tips para hacerlo. En la vida de todo adolescente llega un momento en plantearse de dejar de guardar el dinero “bajo el colchón” y abrir una cuenta de ahorro en el

Ver artículo completo

Quizás ya te encuentres a punto de abrir una cuenta bancaria por primera vez. Pero, toma nota de estos tips para hacerlo.

En la vida de todo adolescente llega un momento en plantearse de dejar de guardar el dinero “bajo el colchón” y abrir una cuenta de ahorro en el banco. Lo que constituye el primer paso hacia la independencia financiera.

Pero, también antes de dar este paso, conviene analizar algunos factores:

Tipos de cuenta

Cuenta corriente: es una cuenta bancaria que sirve para recibir los ingresos habituales (como una nómina), realizar los distintos pagos (alquiler, pago de facturas de gas, luz, el agua, etc.), cargar compras que se hagan con tarjetas, etc. Así pues, suele ser un tipo de cuenta donde hay cierto movimiento, destinada a administrar los ingresos y los pagos con comodidad.

Cuenta de ahorro: es una cuenta pensada precisamente para ahorrar, lo que quiere decir que el dinero está más quieto y que el capital acumulado puede servir para cubrir un imprevisto o poner en ejecución un emprendimiento.

Comisiones

Lo normal es que las cuentas jóvenes no cobren por mantenimiento, administración, transferencias y tarjeta de débito. Sin embargo, hay casos en los que las comisiones son inevitables. Por ejemplo, a la hora de sacar dinero de un cajero automático que no pertenece a la entidad. En este caso, hay que saber a cuánto asciende la tasa que cobra cada banco y comparar entre las distintas entidades financieras.

Descuentos

Este tipo de cuentas bancarias pueden convertirse en un instrumento de ahorro en sí mismas. Algunas de ellas aplican descuentos en las facturas o devuelven un porcentaje del gasto en móvil o internet. Otras, en cambio, ofrecen descuentos en actividades de ocio e incluso, permiten el acceso a préstamos en condiciones ventajosas. En todos los casos, no hay que caer en la tentación de sus ofertas y ver qué es lo que más conviene a nuestras finanzas personales.

Intereses

Desde el comienzo, hay que tener claro que el dinero produce intereses mientras se encuentra en el banco lo que es determinante al momento de abrir una cuenta. Así que antes de firmar por un banco en concreto, hay que comprobar la tasa de interés que ofrece.

Seguimiento ‘online’

Los jóvenes viven permanentemente conectados, lo que significa una ventaja par controlar las finanzas y realizar las operaciones que se necesiten. Una vez abierta la cuenta corriente, el seguimiento de gastos, por ejemplo, puede hacerse de una manera sencilla e inmediata gracias a la banca online, lo que facilita enormemente la gestión del dinero con el que se cuenta.

En suma, abrir y mantener una cuenta bancaria supone un conocimiento muy útil para el futuro, por lo que es importante comenzar cuanto antes y, a ser posible, antes de independizarse. De esta manera cuando llega el momento de empezar a vivir por cuenta propia ya se manejarán las finanzas correctamente y se evitará que se conviertan en un dolor de cabeza.

Vía: bbva.com

Sobre Pedro O 28414 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Artículos Relacionados