Marketing y ventas – Te contamos qué hace Google con tus datos y cómo accede a ellos

Desde hace semanas circula un video en la red social Tik Tok, en el cual un usuario enseña a los internautas a conocer qué información Google ha recopilado de cada uno.

Se reabre así una vieja polémica: ¿Google sabe todo de nosotros? Especialistas tucumanos en marketing nos ayudan a entender con qué fines el gigante de Mountain View usa nuestros datos, cómo ver esa información y cómo modificar la configuración de privacidad.

Cuando George Orwell planteó la idea de un “Gran Hermano” omnipresente, lo hizo desde la ficción en una época en la que todavía internet no estaba ni cerca de…

Ver artículo completo

Desde hace semanas circula un video en la red social Tik Tok, en el cual un usuario enseña a los internautas a conocer qué información Google ha recopilado de cada uno. Se reabre así una vieja polémica: ¿Google sabe todo de nosotros? Especialistas tucumanos en marketing nos ayudan a entender con qué fines el gigante de Mountain View usa nuestros datos, cómo ver esa información y cómo modificar la configuración de privacidad.

Cuando George Orwell planteó la idea de un “Gran Hermano” omnipresente, lo hizo desde la ficción en una época en la que todavía internet no estaba ni cerca de existir. Una figura que sabe todo de nosotros, que está en todos lados y en ninguno a la vez. ¿Te suena conocido? Mucho se ha hablado de nuestro querido (y a veces no tanto) Google. Que nos espía o que nos roba información son algunos de los rumores que circulan en las redes. Pero, ¿esto es verdad? ¿Qué se hace con nuestros datos?

Nada es gratis

Silvina Sleiman es especialista en marketing y marketing digital. Explica que el único objetivo de Google es vender, y lo hace por medio de una inteligencia artificial que toma nuestros datos para hacer más eficaz y eficiente su algoritmo a la hora de mostrar anuncios a los usuarios.

La profesional recuerda que hace unos años hubo una polémica porque se había filtrado que sus empleados realizaban escuchas. En realidad, es una práctica legal desde el momento en que se aceptan las políticas de la empresa.

“Hay algo muy puntual que hay que tener en cuenta: nada es gratis. Todas las herramientas que usamos son free (gratuitas) pero a cambio de algo. Te están sacando toda la información y el comportamiento desde esa plataforma que usás y del entorno digital en dónde  te movés”, expone. En otras palabras -prosigue- Google te facilita la vida pero te saca información para optimizar y mejorar sus propias herramientas y ver cuáles son las necesidades del usuario para crear nuevas. “Con Alexa de Amazon o Siri de Apple es lo mismo. Ahí también te están sacando información: vos le hablás al teléfono y es la inteligencia artificial la que reconoce pedidos por medio de la palabra, para el algoritmo”, agrega.

El proceso cumple con la ley, comenta Sleiman. “El problema del usuario es la falta de lectura y compromiso a la hora de aceptar las políticas de privacidad. Google te pregunta ¿aceptás? Nosotros ponemos ‘sí, sí’ sin procesar qué es lo que estamos aceptando. Cuando entrás a una página cualquiera y aceptás los cookies sucede lo mismo”, añade, respecto al fichero de datos que se envía del sitio web y se almacena en el navegador para que la página pueda consultar la actividad previa.

Estos cookies permiten que las páginas puedan identificar tu computadora o celular, saber si ya has ingresado con anterioridad al sitio y también conocer tus hábitos de navegación.

Lorena Milani, licenciada en Diseño Gráfico, posee un estudio de comunicación creativa y cuenta que muchas aplicaciones te preguntan si les das autorización para que accedan a tu micrófono o cámara, y si vos no pones que sí, no podés usarlas. “Entonces damos sí a todo”, asegura la especialista.

La también profesora universitaria aclara que no es falta de conciencia de lo que sucede con nuestros datos, sino que uno siempre quiere acceder al servicio ofrecido, entonces el deseo es más grande que lo que se ve como peligro. “¿Cuál es el riesgo? Que me llenen de publicidades, pero no importa, a la aplicación la tengo. Es la elección que tengo que hacer para disponer de ella”, resume.

Frente a los mitos que existen, la profesional manifiesta que las aplicaciones (Google y sus servicios se encuentran en formato apps para celulares) no graban todo lo que decimos, sino que toman palabras clave. “El otro día me pasó, que estábamos por jugar a las cartas y pregunté: ‘¿qué música quieren que ponga?’ y al entrar a Spotify, me aparecieron podcast de tarot. “Yo a Spotify lo autoricé cuando instalé la app. Entonces, los servidores tienen esa inteligencia artificial que utiliza palabras que vas diciendo con fines publicitarios”, sintetiza.

Estrategias de publicidad

Milani asevera que con toda la información que Google obtiene de nosotros, las empresas y los especialistas en marketing pueden hacer cada vez más específicos sus anuncios e incluso lo que se llama remarketing, que consiste en repetir publicidades puntuales a personas que han mostrado interés en algún anuncio concreto, con el fin de convencer al posible comprador.

Mariano Nani Ghiotto es fundador y director creativo de una agencia de marketing digital, que se dedica al comercio electrónico y a las redes sociales. Explica que toda la data que se recopila, se consigue por medio de Gmail, Drive, YouTube y otras plataformas que usamos diariamente. Comenta que el gran negocio de Google es publicitario y su algoritmo segmenta y nos muestra lo que nos interesa en el buscador. “Por ejemplo, si buscás cubiertas para el auto, el buscador y el algoritmo van a optimizar la selección para que, cuando haya anuncios al respecto, te los muestre y tengás una oferta acorde a lo que querés tener”, ilustra.

Para los que hacen marketing -continúa- esos datos son imprescindibles. “Si no tuviéramos toda esa información no podríamos trabajar”, afirma convencido. Estos datos marcan tendencias que permiten generar anuncios para que se muestren campañas a usuarios interesados en determinado producto. “Es un cúmulo de información infinito, que si uno sabe cómo utilizarlo, puede dirigir los productos que tiene un cliente a su audiencia objetivo”, amplía.

Ghiotto responde a la pregunta del millón con un ejemplo: “Microsoft tiene su buscador y también recopila información”. El especialista comenta que todas las empresas que realizan este tipo de servicios tienen su negocio en la publicidad. “Si te ponés a pensar en Facebook, el 96% de su facturación es a través de campañas publicitarias. Google tiene un porcentaje similar. Ellos pueden publicitar en tanto y en cuanto tengan información de la gente que los usa”, resume. Por lo tanto, “cambiar el buscador no va a solucionar el tema, porque va a seguir pasando. No nos espían, nosotros aceptamos esos términos y condiciones porque, si no los aceptamos, no los podemos usar. Somos rehenes a la hora de decidir qué ver y qué no. Son las reglas del juego hoy por hoy y son empresas que, sin ellas, uno no podría trabajar. Llega un punto en que hay que resignarse y aceptarlo”, admite.

¿Y nos escuchan?

Google ha realizado declaraciones en más de una oportunidad sobre las escuchas. En marco de una filtración de audios en holandés y por el revuelo generado, la empresa aclaró que el Asistente de Google (la manera en la que la empresa puede oír nuestras voces) sólo envía audio después de que el dispositivo detecta que se está interactuando con él (al decir “Ok Google”).

Estos audios remitidos -según Google- son para poder desarrollar mejor la tecnología de habla, con especialistas en idiomas para comprender matices y acentos y poder ayudar a perfeccionar la tecnología de voz. Esto quiere decir que sólo activando el asistente se puede escuchar o guardar en algún caso la información en audio, aunque se admite que en raras ocasiones los dispositivos con el asistente pueden experimentar una “falsa aceptación”. Eso ocurre cuando algún ruido o palabra de fondo es interpretado como la palabra clave. En esa ocasión, la compañía estadounidense, también hizo público que el porcentaje de conversaciones que pueden ser escuchadas por error ronda el 0,2%.

¿CÓMO PUEDO VER LO QUE GOOGLE SABE DE MÍ?

Para sus fines publicitarios, Google recaba nuestra información y la estimación de nuestros intereses para ofrecernos anuncios relacionados, lo más posible, con nuestros gustos. Esos datos recopilados pueden mirarse en www.adssettings.google.com. Allí se pueden desactivar intereses y también la personalización de anuncios (nos seguirán apareciendo anuncios, pero generales, no ceñidos a nuestros gustos).

¿PUEDO BORRAR MIS DATOS?

Toda nuestra actividad en los servicios de Google se encuentra almacenada en www.myactivity.google.com. En ese sitio se puede ver, controlar y eliminar nuestra actividad: desde nuestro historial de visitas web, aplicaciones, ubicaciones y videos en YouTube, hasta la información obtenida por Google Ads, el asistente de Google y su audio, Chrome, Gmail, Noticias, Analytics, Maps y demás servicios.

(Producción periodística de Nicolás Sánchez Picón)

Esta nota pertenece al contenido premium y es exclusiva para suscriptores.

 

Fuente: www.lagaceta.com.ar

Articulos Relacionados

Salir de la versión móvil