Liderazgo y Motivación – Habr ms “Trumps”, y uno ms competente podra tener xito – Noticias econmicas, financieras y de negocios

Esto es lo que sucedi.

El ex presidente Donald Trump, afirm durante meses, sin pruebas, que l no podra ser derrotado en unas elecciones justas.

Y le atribuy su derrota a una eleccin amaada.

Cuatro de cada cinco republicanos todava estn de acuerdo con eso.

Trump presion a funcionarios para que revocaran los votos de sus estados.

 Habiendo fracasado, intent intimidar a su vicepresidente y al Congreso para que rechazaran los votos electorales presentados por los estados.

Incit un asalto al Capitolio para presionar al Congreso con el fin de que lo hiciera.

Unos 147 miembros del Congreso, incluidos ocho senadores,…

Ver artículo completo

Esto es lo que sucedi. El ex presidente Donald Trump, afirm durante meses, sin pruebas, que l no podra ser derrotado en unas elecciones justas. Y le atribuy su derrota a una eleccin amaada. Cuatro de cada cinco republicanos todava estn de acuerdo con eso. Trump presion a funcionarios para que revocaran los votos de sus estados.

 Habiendo fracasado, intent intimidar a su vicepresidente y al Congreso para que rechazaran los votos electorales presentados por los estados. Incit un asalto al Capitolio para presionar al Congreso con el fin de que lo hiciera. Unos 147 miembros del Congreso, incluidos ocho senadores, votaron para rechazar los votos de los estados.

En resumen, Trump intent un golpe de Estado. Peor an, la gran mayora de los republicanos estn de acuerdo con sus razones para hacerlo. El golpe fracas porque los tribunales rechazaron los casos carentes de pruebas y porque los funcionarios estatales hicieron su trabajo. Pero diez exsecretarios de Defensa sintieron la necesidad de advertirles a los militares que se mantuvieran al margen.

En marzo de 2016, incluso antes de que Trump ganara la nominacin del Partido Republicano, yo argument que l representaba una grave amenaza. Era evidente que careca de las cualidades requeridas por el lder de una gran repblica.

Cmo responderas si te contaran la siguiente historia sobre una democracia: la “gran mentira” sobre las elecciones amaadas que el titular claramente perdi; los medios partidistas que difunden esta mentira; los votantes que la creyeron; el asalto a la Legislatura por parte de una turba insurreccional; y los legisladores que afirmaron que las elecciones deban paralizarse en respuesta a las dudas que estas mentiras haban creado? Llegaras a la conclusin de que esa democracia estaba en peligro de muerte.

EE.UU. no tiene un sistema gubernamental mayoritario. Los estados pequeos tienen un desproporcionado poder de voto, y algunos tienen un historial racista de supresin de votos. Pero se supone que las elecciones deciden quin tiene el poder.

 Cmo puede funcionar eso si la mayora de los votantes de uno de los dos partidos principales creen que unas elecciones perdidas son unas elecciones robadas? Cmo se puede ganar el poder pacfica y legtimamente? Qu ms queda como factor decisivo sino la violencia?

Tal como lo ha afirmado Timothy Snyder, de la Universidad de Yale: “La posverdad es prefascismo, y Trump ha sido nuestro presidente posverdad”. Si la verdad es subjetiva, la fuerza debe decidir. Entonces no puede haber verdadera democracia, slo pandillas de matones rivales o la pandilla dominante del jefe.

Los optimistas deberan estar de acuerdo en que ste ha sido un muy mal momento para la credibilidad mundial de la repblica estadounidense, para el deleite de los dspotas del mundo entero. Pero, los optimistas pueden afirmar que la repblica ha pasado por su prueba de fuego y ahora, una vez ms, est a punto de renovar su promesa, en casa y en el extranjero, tal como lo hizo en la dcada de 1930, bajo Franklin Roosevelt, en un momento incluso ms peligroso que el actual.

Por desgracia, yo no lo creo. El Partido Republicano est podrido por la sedicin. Tan pronto como yo termine de escribir esto, s que la gente empezar a quejarse de la violencia y de los socialistas en la izquierda. Pero no existe absolutamente ningn equivalente a Trump entre los principales demcratas. Esos prefascistas estn en la derecha.

El papel de la burbuja meditica derechista en la creacin del mundo posverdad del trumpismo es evidente. Tambin lo es la larga marcha financiada por plutcratas a travs de las instituciones. El poder judicial que esto ha creado produjo la ciudadana armada, las contribuciones polticas invisibles y la creciente desigualdad que ahora ponen en peligro la estabilidad democrtica. 

Lo ms preocupante es cmo la lite republicana ha convertido en un arma a la poltica de divisin racial, una parte tan terrible de la historia estadounidense, con el fin de atraer el apoyo de los votantes que necesita para implementar los recortes de impuestos y la desregulacin.

Las personas de raza blanca sin ttulos universitarios han estado experimentando prematuras “muertes por desesperacin”. Pero los liberales y las minoras tnicas son los verdaderos enemigos de la derecha.

Mientras la poltica de la derecha permanezca como est, el peligro revelado desde las elecciones no se evaporar. Los republicanos del Congreso buscarn asegurarse de que el nuevo presidente, Joe Biden, fracase. Los fanticos y los arribistas seguirn combinndose. La propaganda luntica de la derecha seguir fluyendo. Qu tipo de persona se imagina uno que ese movimiento elegir como su prximo candidato presidencial? Un conservador tradicional como Mitt Romney?

Trump mostr el camino. Muchos intentarn seguirlo. Hemos llegado a un momento decisivo en la historia. EEUU es la repblica democrtica ms poderosa e influyente del mundo. A pesar de todos sus errores y defectos, era el modelo global y la protectora de los valores democrticos. Con Trump, esto desapareci.

Pero Trump fracas, aunque despus de su intento de golpe, nadie puede negar que su amenaza era real. Pero esto no es suficiente. Si la poltica estadounidense se desarrolla como parece probable, habr ms “Trumps”. Uno de ellos, ms competente y despiadado, puede que tenga xito. Si se ha de prevenir eso, la poltica estadounidense ahora debe cambiar hacia el respeto por la verdad y hacia una versin inclusiva del patriotismo.

Fuente: www.cronista.com

Articulos Relacionados